8 PASOS Para SUPERAR LA TIMIDEZ En varios Aspectos de tú Vida

Ser una persona tímida se suele relacionar con un defecto o algo negativo, por lo que muchas de las personas que se sienten identificadas con este rasgo comienzan a preguntarse cómo superar la timidez para siempre. Aunque existen muchas actividades básicas para superar la timidez, lo cierto es que debemos iniciar conociendo las causas y tipos de este rasgo particular.

Los métodos para superar la timidez nos ayudarán a comenzar a abrirnos con otras personas, disfrutando de la compañía de las mismas sin ser atacados por la fuerza de la ansiedad. Si quieren saber más sobre cómo superar la timidez y la inseguridad, los invitamos a continuar leyendo este interesante artículo. ¡Conoce los mejores ejercicios para superar la timidez!

Timidez: ¿Qué es y por qué soy tímido?

Básicamente, la timidez no es más que una emoción, como cualquier otra, que nace al momento de la interacción con otros. Por lo general, la persona tímida se sentirá cohibida, retraída, nerviosa, ansiosa, insegura e incómoda al momento de estar en una situación embarazosa, como entablar una conversación con desconocidos, cruzar miradas, ser alagado, etc.

Además de los síntomas emocionales y mentales, la persona tímida también experimenta síntomas físicos. Es decir, puede comenzar a temblar, sonrojarse, hiperventilar o quedar completamente mudo. Sin embargo, todos estos síntomas culminan cuando se aleja de la situación que incomoda.

Dicho todo esto, la timidez es la emoción contraria a la extraversión. Por lo tanto, las situaciones que serían comunes y relajadas para una persona extrovertida, la persona tímida las experimenta como algo imposible y muy exigente.

A pesar de que parece una emoción única para aquellos que poseen una personalidad tímida, lo cierto es que todos hemos experimentado timidez en algún momento de nuestra vida. El ejemplo más común de ello es cuando es nuestro primer día en el colegio o el trabajo, en el que no nos sentimos completamente cómodos. Sin embargo, a alguien tímido le cuesta el doble o el triple superar este momento y adaptarse.

¿Cuáles son las causas y los tipos de la timidez?

Aunque existen diversos métodos para superar la timidez que son muy efectivos, lo cierto es que debemos tener muy en cuenta las causas de esta emoción, para así determinar la efectividad del método. Considerando esto, se puede decir que existen dos razones por las que se desarrolla la timidez:

  • Genética o herencia: Así como la genética determina nuestros rasgos físicos, también puede determinar nuestra personalidad. En general, se cree que un 20% de la población poseen rasgos determinantes para la timidez, por lo que se desarrolla mucho más fácil.
  • Experiencias: Las experiencias de la vida también son determinantes, y la forma en la que respondemos a las diferentes situaciones nos preparan para el futuro. Si acostumbramos a tener una respuesta tímida o incluso no respondemos, es muy probable que desarrollemos cierto grado de timidez.

Dicho esto, la personalidad tímida puede comenzar a desarrollarse desde la niñez, o ser cultivada incluso al ser mayor; sobre todo cuando experimentamos una mala vivencia, como abusos, burlas o intimidaciones.

En cuanto a los tipos de timidez; actualmente se conocen solo dos, siendo estos tan diferentes como el día y la noche. Veamos:

  • Normal: En este caso, la timidez es parte de los primeros años de la personas y suele presentarse rara vez en la edad adulta, salvo en situaciones muy exigentes. Por lo general, desaparece sola con el pasar de los años, y no impide que la persona desarrolle habilidades sociales.
  • Patológica: Para este caso, la persona experimenta la timidez a cada momento de su existir, alcanzando a veces la denominación de crónico. Para esta persona la timidez estará muy arraigada en su ser y será parte de su conducta durante toda su vida. Gracias a ello, posee nulas habilidades sociales y puede tener dificultades para funcionar correctamente.

En resumen, la timidez es un aspecto básico del ser humano; no obstante, cuando se vuelve difícil de tratar, es necesario practicar actividades básicas para superar la timidez y así evitar que ésta nos limite en el aspecto social, laboral o personal.

¿Cómo superar la timidez para siempre?

Los ejercicios para superar la timidez pueden tener varios enfoques, dependiendo de la experiencia de cada persona. Por ejemplo, pueden estar enfocados a las habilidades sociales, a la autoafirmación o hacia el pensamiento flexible.

Lo importante de los métodos para superar la timidez es que logren modificar la conducta y las creencia que poseen las personas tímidas, creencias que los mantienen creando barreras emocionales con los demás.

Y sí, hay que considerar que la efectividad de estos ejercicios no solo depende de las causas de la timidez, también depende de la fuerza de voluntad de la persona tímida.

Entonces, veamos cómo superar la timidez y la inseguridad a través de los siguientes ejercicios:

Olvídate de exigirte a ti mismo

Cuando estés dentro de una situación social que te haga sentir incómodo, evita pensar que tu aporte a la conversación es nulo y no te culpes si las cosas no salen como las imaginaste. Aunque creas lo contrario, no existe una conducta social óptima, todo depende de como se sientan los involucrados y el ambiente.

Además, es importante que normalices las pequeñas situaciones que se producen durante una conversación grupal, como quedar en ridículo por un mal chiste. Esto te ayudará a darte cuenta que no es nada grave, y te permitirá soltarte cada vez más, aumentando la confianza en ti mismo.

Compórtate con autenticidad y naturalidad

No te obligues a mostrar una personalidad que no posees solo para agradar a los demás, pero tampoco seas reactivo durante una situación considerablemente exigente. Dicho esto, si algo te causa risa o sientes que puedes responder, no te reprimas; al contrario, se libre de responder como quieras.

En contraparte, tampoco es necesario que hables o te rías si no te sientes cómodo, evita dar una respuesta por simple compromiso o presión social. No es necesario que cumplas con todas las acciones sociales que realizan los demás, es mejor que te sientas cómodo con la situación.

No cedas a los limitantes

Sí, no es necesario que te autoexijas actuar de una forma u otra, pero tampoco puedes dejar que tus miedos y los limitantes controlen tu vida. Si crees que es el momento adecuado para intentarlo, lleva tus creencias al límite y arriésgate a dar ese paso que tanto pavor te da.

Si sientes que es demasiado atrevimiento, puedes optar por ir modificando tu comportamiento retraído por uno un poco más abierto. Mientras más veces lo intentes y lo logres, verás como tu cerebro interpreta mejor las situaciones y lo harás más naturalmente. Lo ideal es que no te paralices y puedas continuar a pesar de la incomodidad y los pensamientos negativos.

No huyas de las situaciones sociales y nuevas

Las situaciones en las que te sientas más tentado a huir o a retraerte en exceso, debes reconsiderarlas como una especie de prueba, y estimularte a probar algo nuevo. Es bastante posible que estas pruebas, como cualquiera, salgan mal o diferente a como las pensaste, pero ese es el objetivo.

De esta manera, te acostumbrarás a experimentar cosas que antes no habías hecho, y entenderás que no todo siempre va a salir como deseas. A pesar de que suena como un mal resultado, lo cierto es que este aprendizaje te ayudará para futuras situaciones difíciles.

Pide ayuda a personas de confianza

Si tienes a alguien en quien puedas confiar y con quien ser tu mismo, aprovecha de solicitar su ayuda para practicar conversaciones cada vez más exigentes, de manera que vayas acostumbrándote a tener conversaciones cada vez más largas y personales.

Estas prácticas te permitirán evaluar cosas que, por lo general, el nerviosismo no permite ver. Por ejemplo, podrás reconocer tu lenguaje corporal, desarrollar tu lenguaje oral y forma de hablar, expresar tus ideas, etc. Asimismo, también podrás ver como lo hacen los demás con mayor atención.

Acostúmbrate a hablar en grupo

La ventaja de las conversaciones y reuniones grupales es que no todos los ojos estarán puestos sobre ti, por lo que te sentirás mucho más libre al momento de decidir qué decir o cómo actuar. Además, entrenarás a tu cerebro para que ya no sienta ningún riesgo al hablar en público, y comenzarás a sentirte más cómodo en grupo.

Por si fuera poco, las reuniones grupales te dan la oportunidad de conocer personas y actividades nuevas, incluso personas que tendrán gustos y aficiones similares a las tuyas. Quién sabe cuánto podrás aportar a estas conversaciones, y no lo sabrás hasta que lo intentes.

No te preocupes por la aceptación social

Aunque las relaciones sociales suelen estar bajo un código de conducta, lo cierto es que muchas personas se lo saltan y prefieren se auténticos, dejándose llevar por las conversaciones sin tanto protocolo. En este sentido, debes ver la espontaneidad como algo positivo, y comunicarte con asertividad para aquellos que quieren escucharte.

Ser honesto y respetuoso hará que la gente te vea desde la receptividad, y te sentirás aceptado por quien eres.

Prepárate mentalmente con anterioridad

Nadie más que tú sabe que situaciones consideras exigentes, y si no te motiva llegar de paracaídas a éstas, puedes crear una lista con las que consideras más difíciles y pensar en como podría ser tu respuesta. Claramente, es posible que no salgan como crees, pero al menos no te sentirás completamente a la deriva.

Además, esto también te ayudará a evaluar qué situaciones te hacen sentir más incómodo, por lo que podrás trabajar en ellas cuando sepas que se acerca algo similar. O simplemente tendrás la oportunidad de racionalizarlas, si crees que el miedo está infundado.

Estos ejercicios para superar la timidez son una buena opción cuando la persona tímida no requiere de seguimiento profesional ni métodos más intrusivos. Además, se trata de actividades básicas para superar la timidez que podrán poner en práctica en cualquier momento que lo deseen, sin sentirse presionados u obligados por nadie.

Si bien la timidez requiere de trabajo para aprender cómo superarla para siempre, lo ideal es que la persona se sienta en confianza, primero consigo misma y luego con el resto del mundo. Si buscas cómo superar la timidez y la inseguridad de una vez por todas, puedes aplicar los 8 ejercicios que te describimos.

Y recuerda, no eres el primero que lo intenta ni serás el último en lograrlo, así que ten paciencia contigo mismo.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.