A falta de turistas, los animales han tomado las ciudades

En la actualidad la humanidad está atravesando una época difícil, debido a la presencia del virus conocido como Coronavirus, que se ha llevado la vida de miles de personas en unos pocos meses. Por ello, como medida de prevención todo el mundo se encuentra en cuarentena como método de prevención para que este virus no siga tomando la vida de personas, sin embargo, a pesar de que las personas se encuentran resguardadas en sus casas, en muchas partes del mundo los animales son los que han ido tomando las ciudades.

Recientemente se han presenciado muchos casos de animales deambulando en las ciudades, como es el caso del puerto en el Mar de Plata, en Argentina donde se han visto deambula y reposar a lobos marinos. Estas criaturas normalmente son vistas a un costado de la banquina de los pescadores donde históricamente están las lanchitas amarillas que dan color a los recuerdos de cada turista, ahora se encuentran en calles cercanas y estacionamientos. El aislamiento de los humanos hizo que animales salvajes tomaran parques y avenidas.

Lobos marinos en el Mar de Plata, en Argentina

Una colonia de lobos marinos, que es muy tradicional en las postales del balneario argentino de Mar del Plata, ahora se encuentra en las calles adyacentes a este puerto, sin molestos flashes, ni turistas deseosos de llevarse una foto, se mueven con su parsimonia habitual. Los lobos machos son los que conforman la Reserva Faunística en el puerto, adema, de que la ciudad cuentan con aproximadamente 750,000 habitantes, pero que actualmente por la cuarentena por el brote de coronavirus, esta desierta.

Según explicaciones a la AFP Juan Lorenzani, presidente de la Fundación Fauna Argentina, comento que “Tiene mucho que ver el tema de la cuarentena que al no haber personas transitando entonces el lobo marino se aventura a caminar un poco más de lo habitual para buscar refugio del viento”. Los lobos marinos son animales que pesan 350 kilos y hasta 500 kilos los más grandes.

En las mañana soleada y ventosa, es normal ver a un lobo marino subir empeñoso la escalinata de cemento que separa la playa de la explanada del puerto y se acomoda al sol junto a otros miembros de la manada. Según comenta uno de los científico “Ellos mismos termorregulan su temperatura, depende de cómo está el clima, buscan refugio del viento o no”.

La cuarentena en esta zona es completamente obligatoria y sólo están exceptuadas las actividades consideradas esenciales, como es el caso de alimentos y atención en farmacias, por lo que apenas se ven un par de personas transitando cerca y casi nada de vehículos.

Animales han tomado ciudades en el mundo

Mar del Plata no ha sido el único lugar en el país donde se ha presentado un acontecimiento de este tipo. En Puerto Pirámides, a causa del aislamiento, el turismo es nulo en estos tiempos, se han observado pares de guanacos ganado espacio en la playa, en la zona donde se avistan las ballenas francas cada temporada. Estos animales son realmente muy tímidos, que huyen ante la mínima presencia del ser humano.

En Santiago de Chile, de igual forma, se observó recientemente como un puma caminaba por las comunas de Providencia y Ñuñoa hasta que finalmente, fue capturado y enviado a una reserva, sin embargo, días después de esto, una hembra adulta heridas, se vio deambulando en los suburbios de la capital trasandina, pero en esta ocasión fue capturada y trasladada al hospital veterinario del zoológico local.

En las calles desiertas de Colombo, por la falta de personas transitando por la zona, se vieron paseando tranquilamente ciervos. En Oaxaca, en la playa de Ventanillas se presenciaron cocodrilos directamente en el mar y circulando por la arena, ya que desde hace meses que los turistas y los pescadores, no han navegado por esa ruta, ocasionando que los animales están regresando a su hábitat natural. Los reptiles fueron trasladados por las autoridades a la barra de Colotepec, la región protegida adonde pertenecen.

En México, la ausencia de personas en las zonas turísticas del estado de Quintana Roo, trajo consigo a distintos animales en peligro de extinción, como el caso de un jaguar, que deambulaba por los jardines del hotel Sirenis de Tulum, al igual que a una tortuga laúd, hocofaisanes y hasta cocodrilos.

En Tailandia a causa de la restricción de circulación como medida preventiva por lo del brote del coronavirus, fue que se produjo el encuentro más tremendo entre un grupo de monos peleando por comida en las calles de la ciudad de Lopburi. Mientras que en la India, los monos macacos Rhesus, también hicieron caso omiso a la vigilancia de los guardias militares, vagando por el barrio del palacio presidencial.

A pesar de que en la mayor parte de los casos, deambulan en completa paz y tranquilidad, salvo los que roban comida, no todos los animales han aparecen en son de paz. En el pequeño estado montañoso de Sikkim, un oso negro del Himalaya se aventuró hasta una oficina de telecomunicaciones hiriendo a un ingeniero.

En el Mar de Plata, Argentina como en otras muchas ciudades alrededor del mundo los animales han empezado a movilizarse a espacios que con anterioridad no habrían pisado; debido al aislamiento social en el mundo, no se encuentran seres humanos en las calles, así que los animales han aprovechado.

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.