Abejas artificiales: El MUNDO Mejorará con la POLINIZACIÓN ARTIFICIAL 2021

El futuro de nuestro mundo se ve afectado por la disminución en la cantidad de abejas que existen en la actualidad, por lo que empresas y universidades se han dado a la tarea de investigar una alternativa, donde destacan las abejas artificiales para polinización artificial. Se trata de un proyecto de abejas robots autónomas, que realizan las mismas tareas que las naturales.

Entre estas empresas que se encuentran actualmente en investigación sobre los robots de polinización artificial, se encuentra Edete, una Startup israelí que ya comenzó con los primeros prototipos. Veamos más sobre estas abejas robóticas polinizadoras en este interesante post.

¿Por qué es necesaria la existencia de abejas artificiales en el mundo?

Es un hecho que las abejas reales están a pocos pasos de desaparecer, y que el 80% de nuestros alimentos son polinizados por estos pequeños insectos, por lo que ambos temas son de importancia. Ahora bien, ¿alguna vez te has planteado la posibilidad de que desaparezcan?

Existen 3 razones poderosas por las que las abejas están desapareciendo: los pesticidas y fertilizantes dañinos, la existencia del ácaro Varroa y la contaminación junto al cambio climático. La combinación de estas ha hecho que la desaparición en masa de las abejas sea algo tangible en la actualidad y, en consecuencia, la crisis alimentaria esté más cerca de suceder.

Para intentar solucionar este gran problema, muchos países han comenzado a revocar los permisos de uso de los pesticidas, así como se ha aprobado la eliminación de los ácaros. Sin embargo, parece que la polinización artificial será la opción más viable, debido a los efectos de la contaminación que siguen aumentando.

¿Qué hace la Startup Edete respecto a las abejas robóticas polinizadoras?

Una de las iniciativas actuales es la creación de robots de polinización artificial que apoyen el trabajo de las abejas reales, funcionando como abejas artificiales que ofrecen una mejor eficacia en cuanto a la distribución del polen.

Esta iniciativa surge de la necesidad de mejores y más herramientas que permitan la producción en los cultivos de alimentos, a fin de evitar una crisis alimentaria en caso de que las abejas reales se extingan. Actualmente, las pruebas se han realizado con flores de almendros, y el proceso consta de dos pasos:

  1. Recolección: Las abejas robots autónomas recolectan las flores de almendros de forma mecánica, separándolas de los cultivos. Luego, separan cuidadosamente el polen de las flores, almacenando el polen de buena calidad y que puede ser germinado. El almacenamiento de polen puede durar un año, en espera de que los cultivos comiencen con su etapa de floración. Para finalizar este paso, se combina el mejor polen con las variedades de cultivos comerciales, garantizando el mejor rendimiento.
  2. Distribución: Cuando se activa la etapa de floración en los cultivos, los robots son cargados con polen para la polinización artificial. Para ello, se utiliza una tecnología actual que permite que las abejas robots se acerquen lo más posible a los cultivos. Este proceso de distribución puede realizarse en cualquier época del año, con cualquier clima y a cualquier hora del día, y es potenciado gracias al trabajo de las abejas reales.

En pocas palabras, se trata de un sistema eficaz, potente, rápido y de largo alcance, que permitiría la cosecha de la gran mayoría de alimentos humanos, con una reducción en el trabajo de las abejas reales y una mejora en la eficacia.

¿Cuáles han sido los logros de Edete con su sistema de polinización artificial?

Son varios los beneficios y aportes que Edete ha logrado, pudiendo ofrecer una solución tan real y urgente como el de la desaparición de las abejas a nivel mundial. En este aspecto, los robots de polinización artificial poseen una precisión sin igual y tienen grandiosas capacidades, además de que controlan la dosificación del polen.

La fertilización de los cultivos de almendros se ha visto beneficiada a través de este nuevo sistema de polinización. Se encuentran actualmente trabajando en Israel y Australia, y se proyecta el trabajo de estas novedosas abejas en Canadá para el año 2022.

La conservación del polen recolectado por las abejas robots autónomas no tiene comparación, ya que permite mantener la viabilidad, vitalidad y germinabilidad del polen, incluso al ser almacenado por largas temporadas.

Por si fuera poco, se encuentran en el desarrollo de un prototipo de polen derivado del polen puro, por lo que es posible que en los próximos años, se cree también un polen artificial que acompañe a las abejas robóticas polinizadoras.

Si las investigaciones y desarrollos llevados a cabo por Edete ofrecen los resultados esperados, es posible que sus procesos de recolección y distribución de polen se expandan a otros cultivos, y la esperada crisis alimentaria se solvente antes de que comience. Sin duda, a pesar de que el futuro de las abejas reales es incierto, parece que tenemos una nueva oportunidad gracias a la tecnología.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Ingeniero Civil y Redactor Freelancer desde hace más de 2 años. Actualmente, me dedico a abrir mi propia marca de Marketing de Contenido y mi Blog personal, Diannuz Blog.