Aprende a desarrollar la inteligencia con fáciles estrategias individuales

Expandir los limites del conocimiento es uno de los objetivos principales de la etapa de la madurez, ya que nos interesamos por cada vez más temas que nos vuelven personas intelectuales, de mayor raciocinio y capacidad de decisión, y nos ayuda a desenvolver la flexibilidad mental, por lo que los problemas cotidianos se resuelven de una forma más eficaz.

En la actualidad, existen formas muy innovadoras de desarrollar la inteligencia, aunque las más eficaces son las que se llevan a cabo a través de estrategias individuales, por encima de las colectivas. Además de esto, es muy importante tener en cuenta que se tiene cierta predisposición genética para tener un IQ más alto que el de otros; sin embargo, lograr nuestro objetivo no es imposible.

Estrategias para desarrollar la inteligencia de forma fácil y eficaz

Muchos estudios psicológicos señalan que no es imposible desarrollar la inteligencia cuando en serio nos lo proponemos, esto se debe a que, principalmente, este objetivo se puede comparar con el de aprender un nuevo idioma o estudiar una profesión. ¿Por qué? Porque requiere de nuestra dedicación, empeño y todo el amor que podamos ponerle a las diferentes estrategias.

Lo que se busca con estas estrategias es mejorar la inteligencia interpersonal y emocional para volvernos más conscientes con nuestro entorno y todo lo que nos rodea, y alcanzar una mentalidad sin límites, de forma que podamos responder fácilmente ante cualquier revés y optimicemos nuestra calidad de vida. Ahora bien, entre las estrategias más eficaces y fáciles de poner en práctica, tenemos las siguientes:

  • Meditar: Está comprobado que la meditación disminuye el nivel de estrés diario, aparte de que es excelente para observar y evaluar lo que sucede dentro y fuera de nosotros mismos. Lo ideal es hacer ejercicios de respiración y relajación siempre que no estemos apurados.
  • Experimentar: Las experiencias nuevas hacen que el cerebro se conecte con el entorno de forma que nos sentimos entusiasmados, esto se debe a que el cerebro absorbe toda la información nueva y la procesa para evaluarlo todo. Para lograrlo, basta con leer un nuevo libro o realizar un viaje a lo desconocido.
  • Ejercitar: Para mantener al cerebro oxigenado no hay nada mejor que el entrenamiento físico, lo que mejora su funcionamiento y nos mantiene concentrados. Un ejercicio tan básico como salir a correr es una buena opción.
  • Aprender: Mantener la mente ocupada hace que tu cerebro se expanda cada vez más, además de que mejora la atención, la concentración, la memoria y la coordinación. Aprender un idioma distinto o tocar un instrumento es la mejor forma de ocupar la mente.
  • Conectar: La expresión que señala que “cada cabeza es un mundo” es bastante realista, y conectarte con todo tipo de mentalidades te ayuda a entenderlas mejor. Relaciónate con personas de diferentes creencias, edades y pensamientos y aprende lo que puedas de ellos.


Ahora bien, aunque todas estas estrategias son excelentes para aumentar la inteligencia interpersonal, no debes olvidar que tu mente también requiere de descanso para procesar lo aprendido. Debes equilibrar muy bien el tiempo de trabajo, el de sueño y el de ocio para que tu cerebro funcione de forma óptima.

Razones por las cuales ampliar los limites del conocimiento

La inteligencia interpersonal se basa en un principio fundamental, donde se señala que una persona requiere de la introspección, el entendimiento, la reflexión y el autoconocimiento para ampliar sus propios limites del conocimiento y así, alcanzar una inteligencia mucho más consciente y eficaz.

No obstante, estos no son los únicos beneficios que se pueden lograr al aumentar el coeficiente intelectual, ya que a través de las diferentes estrategias mencionadas anteriormente, podemos optar por esta pequeña, pero sustanciosa lista, de beneficios y mejoras para nuestra vida, las cuales describiremos a continuación:

  • Un mejor manejo de las emociones: A medida que aumenta la inteligencia, somos capaces de comportarnos de formas diferentes, y adecuadas, en cada tipo de situación. Por consiguiente, se manejan las emociones en función a estas mismas situaciones diferentes.
  • Un equilibrio adecuado: Las personas que aumentan su inteligencia logran separar su vida laboral de la familiar, por ejemplo. Logrando así una estabilidad entre lo que se desea y lo que se debe realizar.
  • Una productividad mejorada: Una de las herramientas que logra obtener una persona más inteligente es el autocontrol, por lo que maneja de forma ideal su tiempo y energía para las distintas tareas cotidianas.
  • Relaciones más profundas: El autoconocimiento nos lleva a conocer a otros profundamente, captando todo aquello que no se nota con facilidad. Esto ayuda a que las relaciones laborales y personales se basen en el respeto, el dialogo y la compasión.

Además de lo ya mencionado, aumentar el coeficiente intelectual nos ayuda a tomar decisiones de forma eficaz, evita el estrés, favorece el desarrollo de nuestras facultades, beneficia nuestra paz mental, reduce la ansiedad y nos hace sentir motivados a conocer más y a aprovechar el día a día. En resumidas cuentas, nos sentiremos una persona completamente conforme en muchos aspectos.

Al desarrollar la inteligencia se logra construir una calidad de vida que nos enorgullece, ya que mejoramos los diferentes tipos de inteligencia a medida que nos volvemos más conscientes; esto ayuda a mantener al cerebro activo, al cuerpo equilibrado y que nos sintamos en armonía con nosotros mismos.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Ingeniero Civil y Redactor Freelancer desde hace más de 2 años. Actualmente, me dedico a abrir mi propia marca de Marketing de Contenido y mi Blog personal, Diannuz Blog.