Asteroide Arrokoth finaliza con la principal teoría sobre la creación planetaria

El universo se encuentra lleno de caos y violencia; donde las estrellas que explotan, agujeros negros engullen todo a su paso, los asteroides viajan a cientos de millones de kilómetros por hora, y todo rodeado en una mortal radiación cósmica; pero recientes estudios han dado un giro de 360° cambiando por completo todo lo creíamos conocer sobre la historia de la astronomía, esto ha causado que los investigadores descarten por completo lo que sabían en relación a lo formación de los cuerpos celestes.

En la búsqueda por descubrir uno de los misterios más grandes que guarda el universo. Un equipo de científicos que forman parte de la misión New Horizons de la NASA, público los más resientes resultados obtenidos en la investigación que han estado realizando al asteroide denominado Arrokoth. Este asteroide es considerado el cuerpo celeste más grande y antiguo registrado por la humanidad y a través del cual se revelaron detalles no esperados por los astrónomos.

Estudios sobre el asteroide Arrokoth

Después de años de formulada, se acaba de comprobar una teoría que revolucionara al mundo, con la cual se confirma que los planetas nacieron no a raíz del caos y la colisión sino de una forma mucho más tranquila y armoniosa según la propuesta del físico y astrónomo del Observatorio Lund, en Suecia Anders Johansen.

El jueves 13 de febrero el nuevo estudio fue publicado para la revista Science con la información que la sonda a cargo de la misión obtuvo tras sobrevolar el asteroide desde inicios del año 2019. Según los datos obtenidos Arrokoth se encuentra formado por dos cuerpos unidos a través de una especie de cuello y cuya superficie está cubierta de metanol helado con una coloración rojo y moléculas orgánicas complejas que no se han identificado aun.

Esta noticia ha impresionado a toda la comunidad científica ya que la principal teoría que nos habla acerca de la creación del planeta resulta ser incorrecta. La teoría de la formación de los cuerpos celestes por medio de colisiones violentas de material espacial ha quedado descartada gracias a los datos que se obtuvieron de la sonda.

Al hablar de cómo se formaron los planetas, los científicos por varios años han manejado dos teorías con el fin de poder explicar esto. Ambas teorías son completamente opuestas entre sí. La principal y más aceptada plantea que los planetas surgieron gracias a choques colosales entre cuerpos cósmicos, causando así la creación de un cuerpo de mucha más magnitud. Mientras que la segunda teoría menos conocida plantea lo contrario que partículas de gas y polvo alrededor de una estrella, se van uniendo poco a poco, sin colisión alguna.

Dos teorías, una teoría que predomino desde finales de los años 70 sobre colisiones violentas y la otra más reciente teoría sobre acumulaciones suaves. Alan Stern el autor principal del estudio comento a la BBC como la primera teoría quedó hecha polvo mientras que la otra ha sido la única en quedar en pie, a pesar de que esto muy raras veces sucede en lo que concierne a la ciencia planetaria, ocurrió pero se ha resuelto después de varios años.

Es increíble como al paso de 50 años cambio todo lo que creíamos, pasamos de un proceso catastrófico y violento a uno suave y pausado; y todo gracias a la sonda planetaria New Horizons, la cual aún permanece en órbita y esperemos pronto nos pueda ayudar a los científicos a revelar más secretos ocultos en el inmenso espacio.

Arrokoth una reliquia en el sistema solar

Ultima Thule nombre con el cual fue conocido Arrokoth anteriormente, se encuentra ubicado en el cinturón de Kuiper, en un área mucho más alejada que la órbita de Neptuno, aproximadamente se encuentra a 6.500 millones de kilómetros del Sol; posee más de 30 kilómetros de diámetros y alrededor de 4.000 millones de años desde su creación. El asteroide Arrokoth es un cuerpo celeste que se encuentra compuesto por dos lóbulos que inicialmente eran independientes, su nombre significa cielo según la lengua nativo americana.

William McKinnon de la Universidad de St. Louis en Estados Unidos, realizo el estudio original en la cual los dos cuerpos cósmicos una vez independientes se unieron al irse acercando a bajas velocidad; movimiento por el cual se fusionaron, quedando completamente ligados a través de una especie de cuello estrecho, formando la particular forma de muñeco de nieve que se observan la fotografías reveladas por la misión New Horizons de la NASA.

Basándose en este estudio los científicos deben aprender una lección, la cual es que necesitan más observación para obtener los resultados que tanto están buscando; ya que existiendo dos teorías con diferentes enfoques pero que a su manera ambas son buenas, como poder saber cuál es la correcta, no basta con solo señalar a una o a otra se debe realizar observación constante a cuerpos celestes similares y así poder tener la plena certeza de cuál será la teoría correcta.

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.