¿Cómo tener disciplina al iniciar un emprendimiento? (2020)

Cuando nos encontramos con la grandiosa oportunidad de emprender en lo que nos gusta y nos apasiona, necesitamos de varias habilidades para alcanzar el éxito y todos los objetivos de negocio que nos proponemos; entre estas habilidades, ser disciplinado es lo mejor para ser emprendedor en estos tiempos de locura y conversión a la era digital.

¿Cómo emprender un negocio desde casa? Es lo que se preguntan la mayoría de los internautas, sobre todo en momentos en los que necesitamos usar diversas estrategias para diferenciarnos, y no sabemos por dónde comenzar. Para ello, la disciplina es uno de los mejores aliados y aprender cómo ser disciplinado como los japoneses puede convertirse en un gran consejo.

¿Cómo emprender un negocio? ¿Es realmente posible?

Antes de responder a estas incógnitas es importante aclarar que, en la mayoría de las ocasiones, ser emprendedor no es cuestión de conocimientos sino de disciplina; por lo que sí, es posible lograr el éxito con nuestro emprendimiento solo si realmente fundamentamos la disciplina en todo lo relacionado a ello.

Para saber cómo emprender un negocio sin morir en el intento, es importante que no solo definamos bien lo que queremos ofrecer, también debemos definir lo que queremos lograr y descubrirnos a nosotros mismos antes y durante la aplicación de las diversas estrategias de emprendimiento. Ahora bien, debemos combinar el ser disciplinado con los siguientes factores:

  • El propósito: No solo se trata del propósito de nuestro negocio, ser emprendedor requiere de aquello que es nuestro objetivo en la vida. Es decir, quizá nacimos para enseñar, para influenciar, para inspirar a otros, y esto debemos explotarlo junto a nuestras propias habilidades.
  • El compromiso: A veces, cuando todo se pone “cuesta arriba” creemos que la solución a todos nuestros problemas es simplemente abandonarlo todo; por ello debemos ser comprometidos con lo que nos gusta y con nuestro público, por más pequeña que sea la cantidad.
  • La motivación: ¿Cómo emprender un negocio en esos momentos en los que nos sentimos abrumados, tenemos trabajo acumulado o simplemente estamos cansados y no deseamos hacer nada? Pues pensando constantemente en lo que nos motiva y nos apasiona es una excelente idea.
  • El esfuerzo: Algunas personas aseguran que nuestro trabajo no puede ser nuestro hobbie, pero esto no es totalmente correcto. Si nuestro emprendimiento realmente nos apasiona y gusta, ¿Por qué no convertirlo en nuestro hobbie?
  • La comparación: Actualmente, no existe un emprendimiento que no se haya llevado a cabo antes o después del nuestro, pero esto no quiere decir que debamos compararnos con otros modelos de negocio. Al contrario, debemos diferenciarnos desde las bases de nuestra idea.
  • Las decisiones: Aunque lo ideal es que todo se encuentre perfectamente bien, lo cierto es que muchas cosas podrían salir mal, por lo que siempre debemos tomar decisiones de forma consciente y pensar primero en nuestras prioridades.

Ahora bien, todos estos factores pueden y deben ser puestos en marcha entre nuestra vida cotidiana, familiar, de pareja y, por supuesto, en nuestro emprendimiento. Sin olvidar que también debemos saber cómo ser disciplinados como los japoneses; es decir, trabajando en orden y cuidando cada detalle de nuestro trabajo.

¿Por qué la disciplina es un factor preponderante en un emprendimiento?

Anteriormente afirmamos que ser emprendedor no es cuestión de conocimientos sino de disciplina, y esto se debe a que se trata, nada más y nada menos, de la clave para alcanzar el éxito y la efectividad de nuestras estrategias.

Esta cualidad es aplicada en diversas áreas de nuestra vida, incluso en la cotidianidad del hogar, organizando nuestro día a día y planificando todo aquello que tenemos pendiente. Así mismo funciona con un emprendimiento, desde un principio debemos organizarlo todo, desde lo primordial para llevar a cabo el trabajo, hasta lo más simple para complementarlo.

Ahora bien, ¿cómo emprender un negocio desde casa aplicando la disciplina? De la siguiente forma: Estableciendo un orden conveniente en conjunto con los objetivos, cumpliendo con cada uno de los procesos (dentro y fuera del trabajo) y siguiendo la planificación a pesar de las adversidades.

A esto podemos agregarle también la perseverancia, algo que muchas personas confunden con terquedad o necedad, pero que realmente se trata de no rendirse ante los cambios abruptos. Al igual que sucede en muchas ocasiones de nuestra vida, nuestro emprendimiento se puede enfrentar a diversos problemas o deficiencias, por lo que es necesario no dejarse vencer y continuar.

Nuestra mejor recompensa será trabajar en lo que nos apasiona y poder ofrecer soluciones al mundo, independientemente de lo que le ofrezcamos al público. Con nuestro esfuerzo, estaremos cada vez más cerca de cambiar nuestro mundo y el de otros.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.