CABALLO de TROYA: ¿Realidad o Fantasía sobre VIAJEROS en el TIEMPO?

El Caballo de Troya es una novela creada por el escritor y periodista Juan José Benítez, en la que se relata parte de la vida de Jesús de Nazareth, tomado de las vivencia de un presunto viajero del tiempo. Es que cuando nos referimos a Caballo de Troya, debemos referirnos a una presunta operación secreta de los Estados Unidos, la cual consistía en realizar viajes al pasado; según los datos aportados por un sujeto no identificado llamado “mayor” que a través de un diario hace entrega al escritor y que describe viajes en el tiempo entre ellos el que se efectuó al año 30 de nuestra era, 11 días antes de la crucifixión de Jesús.

El sujeto denominado “mayor” era un importante miembro de la fuerza aérea Norte Americana, que al escuchar una entrevista muy emotiva sobre Jesús de Nazareth, efectuada en la ciudad de México a principio de la década de los años 80 al escritor Benitez, decidió contactarlo y después de varias conversaciones y estrechar lazos de confianza; este le realiza entrega en el lecho de su muerte, de un manuscrito que contenía sus memorias y vivencias como partícipe de este misterioso proyecto, en el cual se detalla la creación de un dispositivo o nave por parte de las fuerzas militares de EEUU que permitía realizar viajes en el tiempo.

El Caballo de Troya y los viajeros del tiempo

Un comité ultra secreto después de largos análisis y estudio de las nanopartículas y cuerdas que construyen el tiempo, planifican la ejecución de tres posibles viajes en el tiempo. El primero de ellos, viajar hasta la isla de Madeira exactamente para el año 1478 para corroborar si Cristóbal Colon obtuvo la información sobre lo que posteriormente se conocería como el Continente Americano o nuevo mundo; el segundo viaje se planeó para el año 1861 para registrar detalles que generaron la guerra civil Norteamericana; tercero y último el viaje definitivo, para conocer a Jesús de Nazareth, en Israet.

El “mayor” revela en sus escritos que la operación “Caballo de Troya” estuvo a cargo de un militar de alto rango y que él fue seleccionando para esta misión por sus habilidades como piloto y amplia experiencia militar, además de sus conocimientos en lenguas como el Arameo y el Griego antiguo; después de gestiones bilaterales con el gobierno de Israel y el traslado de equipos y dispositivos necesarios para el proyecto, es en Marzo del año 1973 que se concretó y ejecuto, realizando el viaje desde y hasta la meseta de Masada, con la nave nombrada como “La cuna”; la cual fue transportada en el tiempo de forma exitosa al día jueves 30 de Enero del año 30, posicionándose en la Meseta de Masada la cual según los cálculos se debía encontrar despejada para el momento del arribo de “La cuna”.

Los exploradores tridimensionales iniciaron su misión la cual consistió en mezclarse entre los lugareños, tomar datos y conocer la mayor cantidad de información posible sobre Jesús de Nazareth en los días previos a su crucifixión, esto bajo la más estricta discreción y sin interferir en los hechos o circunstancias del momento. El “mayor” aseguro haber tenido contactos directos con Lázaro y su familia, también con María de Betania, María Magdalena, Pilatos, Simón, Pedro y José entre algunos otros.

La composición literaria, es una transcripción real del manuscrito entregado a Benitez de manos de un alto miembro de las fuerzas militares Estadounidenses, cuyos datos impresionan por la cantidad y calidad. Los aporte científicos y tecnológicos de la operación Caballo de Troya coinciden con la teorías actuales sobre la posibilidad de realizar viajes en el tiempo, pero esto será real o solo es parte de la fantasía de un periodista, tratando de captar la atención y la intriga de sus seguidores; llenando sus mentes de esta fascinante historia donde se mezcla la ciencia, tecnología y hasta la religión.

Enigmas sobre el Caballo de Troya

Se dice que Juan José Benítez se inspiró en el Caballo de Troya del Libro de Urantia, en los escritos de Nag Hammadi y los documentos del caso Ummo, este último, tuvo gran relevancia entre la década de los años 60 y 70 por España; donde se dice que diversas personalidades recibían cartas escritas por extraterrestre en las cuales se detallaban aspectos técnicos y científicos de diversos aspectos, detalles que fueron de gran provecho para el periodista en su novela el Caballo de Troya datos, estos que dan al traste la teoría de viajeros en el tiempo, se dice que hasta la supuesta nave llamada “Cuna” se encuentra en estos documentos, solo que con diferente nombre.

El libro de Urantia, se desprenden parte de la narración, la trama, los hechos y hasta se puede decir el mensaje espiritual de los que se presume son fuente de excitación para el periodista e Investigador Benítez, por otro lado muchas de las frases utilizadas en el Caballo de Troya se pueden encontrar en los documento de Nag Hammadi cuyos textos gnósticos datan del año 1945 en Egipto, población del mismo nombre. Al consultar al escritor sobre esto insiste en la veracidad de la novela ya que es producto de un trabajo de investigación; el creer o no sobre lo escrito en la novela y las hazañas de unos viajeros en el tiempo es cuestión personal y de las creencias de cada uno de nosotros, la información habla por sí sola y cada quien tiene su propia perspectiva de las cosas.