CARL-BOT: El primer ROBOT AUTÓNOMO para la EXPLORACIÓN OCEÁNICA 2022

El Caltech, Harvard y el ETH Zúrich se han unido en el primer proyecto para desarrollar y fabricar un robot autónomo de exploración oceánica y, quizá un tiempo después, para exploración espacial. El dispositivo ha sido bautizado con el nombre CARL-Bot y posee una inteligencia artificial que le permitirá navegar con libertad.

Se sabe que el primer objetivo del robot es el estudio de los océanos, por lo que explicaremos un poco sobre como llevará a cabo esta tarea, según lo explicado por los científicos a cargo del proyecto. ¿Creen que la oceanografía tendrá un nuevo giro? ¡Sigan leyendo para saber la respuesta!

CARL-Bot, el robot autónomo de exploración con mejores respuestas

El novedoso dispositivo cuenta con una IA capaz de hacerlo aprender con la experiencia, por lo que podrá aprovechar su viaje por las corrientes oceánicas para obtener datos de las zonas que aun no se han explorado. La idea proviene de los robots utilizados con anterioridad, ya que al navegar hacia aguas profundas se pierde la señal que los controla y es bastante difícil llegar a las zonas requeridas.

Además de este problema, también esta otra limitante: los científicos no pueden darle datos de las corrientes desconocidas a los robots controlados, ya que no se pueden apreciar desde la superficie. Uniendo ambos problemas, nace CARL-Bot, un dispositivo que aprenderá de su entorno para navegar, y que podrá tomar decisiones por sí mismo sobre sus movimientos.

Ahora bien, la inteligencia artificial ya se ha probado en simuladores que emulan las corrientes, enseñándole al robot a aprovechar las de menor velocidad para su movimiento, y así evaluar su entorno rápidamente. Una vez en el mar, el estudio de los océanos se realizará con un acelerómetro y un giroscopio.

Gracias a las pruebas positivas, se cree que este robot autónomo de exploración logrará crear nuevas estrategias de navegación mucho más efectivas que las de los peces reales. Esto ha sorprendido a los científicos a cargo, ya que se esperaba que la IA pudiera utilizar patrones de navegación similares a los de los peces.

Sin embargo, aún están un poco lejos de determinar las capacidades de CARL-Bot, ya que se debe enfrentar a diferentes escenarios que emulen el mar abierto y sus profundidades. Las primeras pruebas se hicieron en una pequeña bañera, y se espera poder pasar a una piscina capaz de crear remolinos de agua. Finalmente, la idea es que el robot aprenda a navegar por sí mismo y a mantenerse bajo la superficie sin problemas.

Sin duda se trata de un avance importante para la oceanografía y el mundo acuático que aun desconocemos, ¿no lo creen?

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.