Científicos adaptándose a la realidad: ¿Se diseñará un nuevo método científico?

Hace unos años atrás se hizo tangible la realidad a la que muchos letrados de la física teórica se enfrentan constantemente: la imposibilidad de demostrar, a través de la verificación experimental, lo que algunas de sus teorías afirman o pronostican; una situación que ha dejado en stand by a diversos estudios prometedores de esta y otras eras.

Dos investigaciones que han sido la base de esta improbabilidad son la teoría de cuerdas y la existencia de multiversos, que explican posturas que no han podido ser comprobadas con datos experimentales, pero si con diversas hipótesis. Esta situación ha llevado a muchos científicos a considerar si es el momento adecuado para diseñar un nuevo método científico más efectivo.

¿La verificación experimental ya no será requisito para la física teórica?

Una de las ramas de mayor importancia en la comunidad científica es la física teórica, ya que de ella han partido y siguen partiendo hipótesis que muchos físicos se han planteado, incluso en la actualidad, y que han arrojado luz sobre diversas incógnitas. Sin embargo, muchas de estas teorías se enfrentan a un gran problema, porque no pueden ser respaldadas con datos científicos comprobables y exactos, lo que lleva a pensar que esta rama se encuentra en un “punto muerto”.

Debido a esto y para cambiar un poco el panorama, a finales del año 2014 se comenzó un fuerte debate de la mano de los cosmólogos Joe Silk y George Ellis, quienes no solo expresaron de manera pública la preocupación mundial sobre este punto muerto, también hablaron sobre la posibilidad de cambiar el método científico que por muchos años fue la base de las teorías.

Su explicación era la siguiente: Si una teoría es aprobada por el consenso científico o posee un argumento irrefutable o predictivo, los criterios que se basan en los datos experimentales, ya sean por observación o por la toma de datos, deben ser eliminados completamente, ya que llevan a esta rama científica a un retroceso total en un mundo donde se obtienen datos de alta calidad de forma constante.

Aunque en un principio la idea parecía ser la ideal, lo cierto es que también existía la suposición de que los científicos se alejaban de su principal objetivo de estudio, el cual siempre ha sido la búsqueda de la verdad. En este sentido, en vez de dirigir su atención a teorías mucho más comprobables, se enfocaban en hacer presión para hacer ver la verificación experimental como un tema de la prehistoria, y posicionar sus teorías como irrefutablemente ciertas sin prueba alguna.

A pesar de ese punto muerto, donde se encuentran actualmente los estudios más famosos como el de la teoría de cuerdas o el del multiverso, no todo está perdido, ya que un ejemplo de grandes y revolucionarios avances son los referentes a las neurociencias, donde los principales experimentos son enfocados hacia el cerebro, y han dado excelentes y asombrosos resultados en más de dos décadas.

La comunidad de físicos de cuerdas o cuerdistas son los primeros interesados en imponer una disciplina antiexperimental para poder publicar sus teorías como correctas, condenando a ciencias mucho más empíricas a un atraso en su desarrollo y a una crisis, en vez de admitir que aún no poseen la capacidad científica para comprobarlas.

También existe otra situación bastante alarmante, ya que desde hace muchos años, los científicos y académicos se han visto obligados a presentar artículos sin sus respectivas pruebas experimentales, debido a la presión por ganar subsidios, financiamiento o reconocimiento. ¿Por qué sucede esto? Porque la mayoría de las universidades solo contratan a científicos que sean capaces de ganar donaciones en un espacio corto de tiempo.

Lamentablemente, el mundo académico y científico se encuentra monetizado completamente, acorralando a los científicos a ofrecer soluciones teóricas sobre las incógnitas de nuestro mundo. Debido a esto, es posible que dentro de poco se vean forzados a cambiar la realidad y la metodología actual, en vez de adaptar sus teorías.

La teoría de cuerdas y la teoría de los multiversos

Anteriormente, mencionamos a los estudios científicos sobre la teoría de cuerdas y la teoría de los multiversos, los cuales poseen el mayor riesgo de ser abandonados debido a la poca probabilidad que existe de comprobarlos, y son estudios que al pasar los años se han visto cada vez más alejados del método científico convencional.

Aunque se dice que existen ciertos parámetros que los físicos de cuerdas pueden comprobar, como la simetría entre bosones y fermiones o la supersimetria de partículas, lo cierto es que el laboratorio del CERN aún no ha encontrado la forma de corroborar los datos teóricos en su totalidad.

Pero la que en peor lugar se encuentra en la física teórica es la hipótesis de los multiversos que, aunque se relaciona constantemente con diversos sucesos y coincidencias extrañas, sigue siendo improbable que dichos universos sean observables. Además, estas hipótesis están fundamentadas en las teorías de los cuerdistas, por lo que su comprobación depende de esta en gran parte.

Es entonces cuando la conclusión sobre la verificación experimental toma mayor fuerza, ya que la mayoría de científicos y académicos concuerdan en que una teoría debe ser empírica, decisiva y comprobable a través de la explicación de sus datos. Así mismo, la única forma de proteger la integridad de la ciencia es a través de sus teorías, por lo que una falta de comprobación podría significar una pérdida de credibilidad y el fin de la misma.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.