CONVIVENCIA EN PAREJA: 6 COSAS Que las Mujeres ODIAN de los Hombres

La convivencia con la pareja puede convertirse en un infierno cuando no se dejan claras las normas para la misma, sobre todo cuando piensan “mi pareja hace cosas que me molestan y no le importa” y cosas similares. De hecho, el primer paso para que la convivencia sea tranquila, es entender que no existe el príncipe azul ni la princesa Disney, y que nadie es perfecto. Ahora bien, descubramos juntos cuáles son las cosas que las mujeres odian de los hombres, pero que nunca lo dicen. ¡Vamos allá!

Mi pareja hace cosas que me molestan: ¿Cuales son estas cosas?

Sabemos que cada pareja se constituye de dos personas con personalidades, costumbres y preferencias individuales y que éstas en algún momento pueden chocar por las mismas razones; asimismo, también sabemos que el cuidado personal, la organización, la educación y la higiene no es algo de géneros, sino de gustos. Dicho esto, veamos un poco sobre los aspectos que hacen que las chicas odian a sus chicos y que la convivencia con la pareja se vuelva complicada.

Mala educación

Para muchas mujeres, un hombre educado y humilde es algo muy atractivo; más que su posición económica, físico o higiene personal, lo que las atrae es que sean respetuosos en todos los niveles: desde el mesero que los atiende hasta los integrantes de la familia. Cuando un hombre es grosero con otros y tiene un comportamiento déspota, la mujer saldrá de esa relación indudablemente.

Desinterés

Otro aspecto importante es el interés que pone el hombre en apreciar los pequeños cambios de su chica, en momentos especiales en los que ella se ha esforzado en verse más atractiva o arreglada para una cita. Dentro de las cosas que las mujeres odian de los hombres, está el hecho de que no le dediquen una palabra bonita cuando esto sucede; en cambio, se molestan si otro hombre les lanza un piropo.

“Mamitis”

Así como se sabe que no existe el príncipe azul en la vida real, también se sabe que hay hombres que no han superado su etapa de “hijo de mami”. Las mujeres odian que su pareja las compare con su madre, en aspectos como la limpieza o la cocina, donde critican todo lo que su mujer hace por no ser igual a lo que hace o hacia su madre.

Exnovias

Hacer comparaciones con relaciones pasadas o mencionar a la exnovia de vez en cuando es un punto muy negativo; de hecho, no hay necesidad de hacerlo si la conversación no lo requiere. Ni hablar de mantener contacto constante con la exnovia, es algo que a las chicas no les parece nada agradable. Por si fuera poco, si el hombre se expresa muy mal de sus exparejas, se intuye que hablará igualmente mal de su chica en caso de que la relación culmine.

Metrosexualidad

Existen hombres a los que el cuidado personal lo es todo y pasan muchas más horas en el baño arreglándose en comparación con su chica. Para algunas mujeres, esto es un mensaje directo y molesto de que su chico es metrosexual y que existe el príncipe azul dentro de ellos. No obstante, también hay excepciones en las que las chicas aprecian este cuidado extra.

Mala higiene

El punto de quiebre seguro en la relación: la higiene. Dejar arriba la tapa del excusado, no subirla al orinar y dejarla regada, dejar vellos rasurados en el piso del baño, dejar abierta la pasta de dientes y muchas otras cosas más; son aspectos que dejan mucho que desear sobre la higiene del chico. Mientras más limpio sea en los primeros meses, mejor lo será en la convivencia con la pareja.

Aprender sobre las cosas que las mujeres odian de los hombres, en especial las que hacen inconscientemente; ayuda a que la relación mejore exponencialmente y que la convivencia sea alegre y en paz. Además, es un tema de responsabilidad afectiva, si mi pareja hace cosas que me molestan, lo ideal es hablarlo. Esto funciona para ambos.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.