El DESPIDO LABORAL: Cosas que NO SABÍAS y que DEBES HACER Para PROTEGERTE 2021

En el ambiente laboral, uno de los temas más tabú, pero a la vez necesario, es el del despido laboral. Existen ciertas teorías sobre la indemnización por despido, todas subjetivas y vinculadas a la experiencia de cada quien; sin embargo, existen también normas que regulan este proceso y que definen los diferentes tipos de despido laboral.

En este sentido, cada empleado y empleador debe conocer cuáles son las causas del despido más comunes, con el fin de protegerse a sí mismo. Por ejemplo, son pocos los empleadores que saben cómo despedir a un empleado legalmente o que es un despido justificado, por lo que terminan entrando en problemas legales.

¿Cuáles son los tipos de despido laboral y como identificarlos?

Las causas del despido pueden ser muchas y dependiendo de estas, se define el tipo y el proceso a seguir, respetando los derechos laborales del empleado, del empleador o de ambos. Veamos cuales son los tipos de despido y cuáles son sus circunstancias para ser considerados:

  • Objetivo: Suelen suceder por razones ajenas al empleador, pero que afectan a la empresa o negocio. Por ejemplo, cambios en los procedimientos, en la estructura o problemas financieros, que obligan al empleador a prescindir de un empleado. A pesar de esto, las causas deben ser bien justificadas para proceder.
  • Disciplinario: Para este tipo de despido, el empleado debe haber cometido una falta considerada como grave. Por ejemplo, que falte a sus horas laborables sin justificaciones, agreda a un compañero o perjudique a la empresa. En este caso, no recibe indemnización ni preaviso.
  • Colectivo: Es similar al despido objetivo, con la diferencia de que este sucede con un personal completo. En algunas ocasiones puede suceder con solo una fracción del personal, a menos que la empresa entre en bancarrota.

Aunque estos son los 3 tipos de despido laboral principales, estos a su vez se pueden convertir en otros tres más, dependiendo de la admisibilidad de los hechos. Estas subcategorías son las siguientes:

  • Justificado: Se trata de aquel proceso en el que las causas que llevaron al despido son claras y corresponden con la regulación y las normativas de la empresa. En el momento en que el empleado falla, este no tiene derecho a realizar ningún reclamo y la relación laboral termina inmediatamente.
  • Injustificado: Es exactamente lo contrario a lo que es un despido justificado, y suele presentarse cuando las causas son rechazadas o se demuestra un falso testimonio, razones personales u otros casos. En efectos prácticos, el empleado no solo tiene derecho a recuperar su empleo, también puede solicitar el pago de sus días fuera de la empresa.
  • Nulo: Se puede considerar como un tipo de despido grave, ya que no es justificado ni injustificado, simplemente no procede. Si las causas conllevaron a cualquier tipo de discriminación o la violación de derechos humanos o laborales, el empleado está en todo su derecho de solicitar la nulidad del proceso y retomar sus actividades.

Ahora bien, tras todo el proceso legal, el empleado puede solicitar una indemnización por despido que dependerá del trabajo realizado para la empresa. Sin embargo, existen ciertas consideraciones a tener en cuenta para que esta solicitud proceda.

¿De qué trata la indemnización por despido y cómo funciona?

Para saber cómo despedir a un empleado legalmente, también se debe conocer cómo se maneja el proceso de la compensación, un derecho que todo empleado posee, salvo algunas circunstancias especiales. Esta indemnización no es más que una cantidad de dinero que depende de factores como las condiciones de trabajo, el tipo de despido laboral producido y el cargo cumplido.

Este término no debe ser confundido con las prestaciones sociales o el finiquito, nombres por los que se le conoce a la cantidad de dinero correspondiente al lapso de tiempo entre el inicio y el fin de la relación laboral. Estas se agregan en el cálculo de la indemnización, junto a los demás factores mencionados.

Ahora bien, ¿Cuándo se puede solicitar una indemnización por despido? En el caso de que se procese un despido disciplinario o justificado el empleado pierde todo derecho a solicitar una compensación. En el despido nulo, se cancela el proceso de despido y el empleado puede recuperar su puesto de trabajo, si así lo desea. Y para el despido objetivo, colectivo o injustificado, el empleador puede solicitar una indemnización sin problemas.

Entonces, ya conocemos lo que es un despido justificado y su contra parte, y las cuestiones principales sobre la solicitud de una compensación tras el despido. Pero ¿sabes cómo es el proceso de un despido?

¿Cómo despedir a un empleado legalmente?

Si como empleadores buscamos realizar un despido justificado y legal, debemos conocer cuál es el proceso correcto, con el fin de que el empleador no pueda encontrar fallas para solicitar un despido nulo o injustificado. Para ello, debemos tener en cuenta ciertos pasos:

  1. Notificación y preaviso: Independientemente de las causas del despido, el empleador debe notificar al empleado la decisión de culminar a relación laboral. En este momento, el empleador puede concederle un preaviso de 15 días al empleado, aunque esto depende de la gravedad de las faltas. En caso contrario, la relación culmina inmediatamente.
  2. Declaración y entrega: Culminada la exposición de motivos del despido, el empleador debe proceder a entregarle al empleado un documento donde se especifiquen los mismos. Esta carta de despido es simplemente informativa, y debe estar consignada con los datos personales del empleado, así como la información de su cargo y relación laboral con la empresa.
  3. Liquidación y final: Es posible que pasen unos días entre el anterior paso y este. Finalmente, el empleador entregará un segundo documento donde especificará las cantidades de dinero entregadas al empleado por sus servicios prestados. Este documento debe ser firmado por el empleador y el empleado, en presencia de un representante legal, y debe contener:
    • Salario pendiente por días previos trabajados.
    • Vacaciones no disfrutadas.
    • Prestaciones sociales.
    • Indemnización (solo en caso de requerirse).
    • Horas extras laboradas.
    • Bonos.
    • Deudas pendientes a la empresa (solo en caso de requerirse).
    • Deducciones.

De esta manera, tendremos claro cómo despedir a un empleado legalmente y sin vacíos, o como protegernos al momento de encontrarnos con un despido que se sale de lo común. Además, también debemos tener en cuenta que las normas de protección a los trabajadores, poseen cláusulas que apoyan contra las injusticias laborales.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.