Estructura de una ALIANZA ESTRATÉGICA que Puedes Aplicar a Tú NEGOCIO o EMPRESA 2022

¿Se han preguntado alguna vez cómo se realiza una alianza estratégica? En la actualidad, una alianza puede servirnos de ayuda en diferentes ámbitos de nuestra vida, sobre todo para la parte laboral, ya que se traduce en apoyo y compañerismo disponible en todo momento. Sin embargo, en la parte profesional, esto dependerá de los tipos de alianzas comerciales que existen o las que nos ofrecen mayores beneficios.

Tener recursos ilimitados es una oferta tentadora, por lo que muchas de las alianzas estratégicas internacionales se conforman para ofrecerse entre sí el apoyo que les hace falta, en cualquier ámbito que necesiten. Sin mayor introducción, veamos entonces cómo evaluar una alianza estratégica, sus beneficios, tipos y claves sobre su estructura.

¿Qué es y cuáles son los beneficios de una alianza estratégica?

Antes de entrar en materia debemos definir lo que son las alianzas estratégicas internacionales o locales; en líneas generales, se trata de un compromiso entre dos o varias partes, con el objetivo de compartir recursos, herramientas, personal, conocimientos, fondos, prestigio, y todo aquello de lo que una parte carezca y pueda recibir a cambio de lo que la otra parte carece. Es decir, esta alianza es un ganar- ganar siempre.

Ahora bien, el momento ideal para buscar a un aliado estratégico o comercial es cuando busquemos realizar una actividad u operación de gran envergadura, y nos haga falta un bien para llevarla a cabo. Por ejemplo, muchas empresas grandes buscan aliarse con las más pequeñas, o viceversa, por las siguientes razones:

  • Ingresar a nuevos mercados.
  • Acceder a actualizaciones y mejoras.
  • Innovar dentro de un mercado competitivo.
  • Minimizar los riesgos de inversión.
  • Expandir lo que se ofrece.
  • Obtener respaldo o financiación.

Sabiendo esto, seguramente se preguntarán cuál es la estructura de una alianza estratégica y cómo podemos reconocerla; para ello, debemos tener en cuenta 3 características fundamentales:

  1. La transparencia: Debemos escoger muy bien la información que queremos compartir con los socios y la que requiere de cierto grado de reserva; no obstante, no debemos ocultarles la información más relevante para la sociedad y la situación, así como los requerimientos. Todo debe quedar claro desde el inicio, de forma que se mantenga una buena relación.
  2. La motivación: Al momento de hacer las negociaciones se deben aclarar los términos y condiciones, las operaciones conjuntas, los beneficios aportados y recibidos, las regulaciones, las políticas internas y la disposición de todas las partes. Todo esto se debe ver como las razones por las cuales quieren trabajar juntos.
  3. El compromiso: Mientras más comprometidos e involucrados estén las partes, mejor serán las negociaciones y procedimientos a realizar. Además, la información debe estar repartida equitativa entre los involucrados, respetando la jerarquía de estos claramente, pero sin ocultar la información relevante en todos los niveles.

Ahora bien, ahora que sabemos lo que es y su estructura principal, debemos hablar sobre los beneficios de una alianza estratégica, así como las desventajas que nunca faltan. Empecemos por los beneficios:

  • Aumenta el rango de la geolocalización.
  • Permite el traspaso de tecnologías.
  • Mejora las ventajas competitivas.
  • Aumenta la capacidad del fondo o el capital.
  • Reduce la confrontación con los competidores.
  • Permite el acceso de licencias conjuntas.
  • Desarrolla mejores y más canales de distribución.
  • Facilita la comunicación.
  • Comparte información relevante sobre ideas y experiencias.
  • Permite una promoción conjunta.

Como no todo puede ser perfecto, al aprender cómo evaluar una alianza estratégica también debemos considerar las desventajas puede ofrecer. Entre estas tenemos:

  • Pérdida de control en procesos indispensables.
  • Manejo de información confidencial deficiente.
  • Falta de habilidades fundamentales.
  • Conflicto de intereses y motivaciones.
  • Cambios abruptos de directrices.

Para cerrar esta parte sobre la estructura de una alianza estratégica, nos queda hablar sobre su clasificación. Entonces, el objetivo de estas alianzas es que se ofrezca un beneficio mutuo entre las partes involucradas, teniendo en cuenta cuales son las necesidades inmediatas y a futuro de todos los socios. Por ello, debemos evaluar cual de los 7 tipos de alianzas comerciales nos favorece a nosotros y a nuestros socios. Veamos cuales son:

  1. Estratégicas: Esta se escoge cuando la alianza se hará entre empresas o sociedades que son competencia entre sí, con el objetivo de desarrollar un proyecto en conjunto que los beneficie a ambos en el mismo mercado.
  2. Conjuntas: Para este tipo se necesita que ambas partes respondan de forma mancomunada; y se puede realizar en igualdad, creando una tercera sociedad de carácter jurídica, o contractual sin características jurídicas.
  3. Permanentes: Como su nombre lo indica, se trata de una alianza que perdura en el tiempo, y que no requiere de una negociación única, ya que los intereses y necesidades de los socios pueden cambiar.
  4. Cooperativas: Ambas partes colaboran para obtener un único beneficio mutuo, sin interponer sus necesidades individuales. Con esta alianza se benefician ambas empresas a un mismo nivel.
  5. Temporales: Es todo lo contrario a las permanentes, y suele sucederse en ocasiones específicas en las que varias empresas desean participar. Las responsabilidades se valoran en relación a su participación.
  6. Consorcios: Para esta alianza existen ciertas actividades que requieren del trabajo en conjunto de dos o más empresas, según los clientes en el momento lo requieran. Terminada la relación con el cliente, se culmina también la alianza.
  7. Puntuales: Es una combinación entre las alianzas temporales y consorcias, con la diferencia de que la responsabilidad y los beneficios son equitativas, indiferentemente del grado de participación.

En pocas palabras, antes de formar alianzas estratégicas internacionales o locales, debemos considerar todo lo relacionado a la estructura, tipos, características y beneficios de una alianza estratégica.

Entonces, ¿Cómo se realiza una alianza estratégica?

Ahora que ya sabemos cómo evaluar una alianza estratégica, solo nos queda conocer lo que necesitaremos para conformarla. Veamos entonces cuáles son las claves para crear y respetar la estructura de una alianza estratégica de forma correcta:

  1. Debemos escoger concienzudamente a los socios o empresas a las que nos aliaremos; es importante que para ello escojamos primero entre los tipos de alianzas comerciales la que necesitemos, y luego estudiar a las empresas afines, competidoras, recomendadas, etc.
  2. El rol de cada empresa o socio debe ser definido desde el inicio. Para ello se debe aclarar y destacar quien se encargará de qué procesos, proyectos, gestiones y demás. En esto también se incluye la toma de decisiones y la resolución de conflictos.
  3. Es importante que se fomente la calidad ante todo, para ambas empresas o socios por igual, de forma que se evite cualquier tipo de aprovechamiento que deje en desventaja a una de las partes.
  4. Unificar los productos o servicios de ambas partes es fundamental, creando promociones o paquetes que incluyan lo que ofrece cada socio, empresa o marca. De esta manera se fomenta un aumento en las ventas y beneficios adicionales siempre que aplique.
  5. Crear cierto grado de receptividad, credibilidad y confianza entre las partes, ya sea mostrando el potencial sin reservas u ofreciéndole a un socio el producto o servicio que manufactura el otro socio.
  6. Mantener la educación como parte fundamental en los procesos de la alianza, de forma que se conozcan los riesgos y beneficios en todo momento. En esto también se incluyen las políticas y legislaciones individuales, en caso de ser pertinentes.

En la actualidad existen muchas alianzas estratégicas internacionales que han tenido mucho éxito, incluso cuando parecen no tener ningún tipo de relación entre sí. Un ejemplo de éstas es la creada entre Starbucks y United Airlines, donde la aerolínea ofrece un servicio premium al ofrecer solo cafés de la franquicia, y la franquicia obtiene un canal de venta en la aerolínea, donde son los únicos vendedores. Es decir, beneficios mutuos.

Y así, existen muchas otras relaciones entre empresas, socios, marcas, sociedades, y franquicias a lo largo y ancho del mundo.

Ahora que sabemos cómo se realiza una alianza estratégica y cuál es la información más relevante al respecto, debemos evaluar la viabilidad de implementarla en nuestro negocio, encontrando un socio que nos complemente de acuerdo a las necesidades comerciales que tengamos.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.