¿Existen los dragones? Pues visita a indonesia, la isla de los dragones.

Cuando hablamos de indonesia, rápidamente pensamos en dragones y persiste la duda si existen o no. Esta isla de java en indonesia, encierra muchos misterios desde su hermoso entorno la cual está rodeada por el mar asiático y se presta perfectamente para practicar snorkel, pasando por sus volcanes de jogyakarta los cuales están en terrenos rústicos que solo pueden ser recorridos por vehículos de doble tracción es decir los vehículos 4x4, de allí pasan a los templos prambaran de culturas hindúes para posterior reunirse con los seres mitológicos de la isla de java, no son otros que los dragones de komodo.

Estos dragones de komodo son animales impactantes que habitan nuestra tierra desde hace millones de años, son la única especie de dragones existentes en el mundo y por tal motivo las leyes y autoridades los protegen. La isla de los dragones como bien es conocida, fue declarada patrimonio mundial desde 1.986 y ha conllevado a la protección y conservación de la isla y la especie, permitiendo mantener salva la especie de la terrible extinción. Son dragones de verdad que desde el momento en que nacen miden 25 centímetros y cuando alcanzan la adultez miden 3 metros con un peso de 90 kilos aproximadamente.

Los dragones de komodo son ejemplares fuertes y bien desarrollados, carnívoros por excelencia, impresionan a simple vista, increíblemente impactantes. Muchos científicos los han perseguido inclusive los han matado para según estudiar sus genes, no obstantes existen expertos que se internan en la isla java con la única intención de estudiar su conducta y supervivencia sin llegar al extremos de matarlos ya que no lo consideran necesarios. Son los más perseguidos y cotizados x su linaje, los estudios ante esta especie nunca terminan.

Abunda la duda en cuanto al veneno que según poseen por pertenecer a los reptiles, existen hipótesis diferentes. Muchos expertos opinan que si poseen veneno y los inyectan tal cual las culebras a través de los colmillos, otros opinan que no, que al realizar la mordida contaminan al animal con todas las bacterias que en su hocico y saliva poseen, y es altamente contaminante por ser reptil o dragón de rapiña o sencillamente que comen carne descompuesta y los ácidos que viven en su estómago los hace inmune a tal bacteria y contagio. El único depredador que los persigue aceleradamente es el hombre y las autoridades ya están manejando las distintas situaciones que los compromete.

Atacan todo a su paso, desde un ciervo pequeño pasando por una vaca o animal de gran tamaño inclusive atacan y matan a los hombres cuando se sienten amenazados por ellos. Cuando se trata de apetito ellos no son tan selectivos ya que solo les importa saciar su necesidad. La isla de los dragones está siendo monitoreada y estudiada frecuentemente por científicos indonesios los cuales por ser nativos de ese país tiene el especial privilegio de realizar los seguimientos que la ciencia requiera en cuanto al habitad de los majestuosos dragones de komodo.

Dentro de la misma indonesia existe una reserva de dragones de komodo, pues allí protegen los huevos, los incuban y esperan el dulce nacimiento de las crías manteniéndolas en resguardo de la naturaleza hostil y salvaje que este país por excelencia posee. La isla java, enigmática por excelencia, apasionada, milenaria, jurásica, majestuosa, poseedora del reptil o dragón más imponente y único del mundo, atrevido y capaz de gobernar su espacio sin aceptar raza humana que lo controle. Gracias Indonesia por dotar al mundo de tan hermoso ejemplar, el dragón de komodo.

En resumen y sin alargar demás, me apasionan los animales, todos, no tengo distinción ni preferencia, todos merecen ser estudiados de forma racional y sin llegar al maltrato de la especie ni mucho a la extinción. Opino que el hombre es por decisión, el destructor de nuestro planeta y de las hermosuras que en el habitan desde la flora hasta la fauna, aunque existen unos pocos entre ellos me encuentro, que luchamos por mantener nuestra fauna y flora optima, declarando sus derechos y hacerlos valer y que el mundo los respete y cumpla. Este hermoso dragón aunque ni vuela ni escupe fuego merece respeto y protección. Dediquemos conciencia y aportemos más en positivo a la naturaleza.

Dianorah Chacin

Soy Dianorah, mujer soñadora y Redactora de Contenidos Freelancer. Amplio conocimiento en el mundo de la psicología y motivación personal para la superación de adversidades de la vida cotidiana.