Extraño encuentro de Magallanes con Gigantes de 3 metros en la Patagonia

La historia a lo largo del tiempo nos ha relatado grandes historias sobre las aventuras y travesías de muchos hombres. Para el año de 1520, Fernando de Magallanes en su tan ajustada agenda marinera por todo el mundo decidido hacer tiempo para detenerse en lo que hoy se conoce actualmente como la Patagonia y ese fue el lugar en el cual tuvo un encuentro con gigantas en la orilla.

Al llegar hasta allí, Magallanes ordeno a uno de sus hombres a bordo que entablara contacto con el gigante y así asegurarse que al intercambiar bailes y cantos el ambiente daría lugar a una amistad; y su táctica funciono ya que el hombre fue capaz de llevar al gigante hacia una pequeña isla en la costa donde el capitán los estaba esperando. Las descripciones acerca de la escena estuvieron a cargo de un erudito.

Antonio Pigafetta que durante la jornada se encargó de llevar el diario del viaje, que mucho tiempo después se convirtió en el viaje de Magallanes: primer viaje en dar la vuelta al mundo. Al llegar el gigante ante ellos, la sorpresa y el miedo se apodero de ellos, aquel hombre era tan alto que el más alto de los hombres que estaban con él y este solo le llego a la cintura, además su voz era grave y resonante. La Patagonia en algún momento estuvo habitada por gigantes que empequeñecían a los europeos celestiales que intentaban conquistarlos.

Posiblemente la visita de Magallanes no sea una prueba perfecta pero la gente con la que se encontraron en la Patagonia conocida como los Tehuelches debieron ser en verdad enormes ya que este mito debe basarse en algo realista.

En su estadía en aquella pequeña isla el capitán Magallanes, dio órdenes a su tripulación de darles comida y bebida al gigante pero este cometió el error de mostrarles un espejo. Según lo escrito por Pigafetta, en el instante que el gigante se vio su reflejo en el espejo quedo aterrorizado, lanzando al suelo a cuatro de sus hombres. Una vez calmados los ánimos los exploradores se reunieron con el resto de la tribu, llegando dese casar con ellos hasta construir un casa que les serviría de almacén durante su instancia.

Semanas después de haber llegado a la tribu, Magallanes había planificado que debía llevar con él al menos a dos gigantes devuelta con él a España, para poder así probar su existencia. Para lograr su cometido tenía que ser astuto ya que de lo contrario se meterían en grandes problemas; en este punto Magallanes les había ofrecido todo tipo de objetos como espejos, tijeras, campanas entre otras cosas de forma tal que no les importara que les pusieran esposas y cadenas en sus piernas.

Su estrategia resulto a la perfección ya que al verlas los gigantes se vieron complacidos a pesar de no saber dónde colocarlas. Aun con el plan de Magallanes, no llegaron a los gigantes hasta España ya que en el largo trayecto su evidencia no sobrevivió.

Magallanes y Pigafetta solo pudieron retornar España con la historia y el nuevo nombre de la tierra de aquellos gigantes, la Patagonia pero a pesar de que su etimología no es completamente clara según algunos argumentos significa “tierra de los pies grandes”; aunque lo más probable es que el nombre lo sacara Magallanes de un novela muy popular para aquella época conocida como Primaleon y en esta se contaba de una raza de gente salvaje que se conocían como los patagones.

Los gigantes de la Patagonia, ¿son reales?

Según se resumió en The World Encompassed para el año 1628, lo británicos lanzaron sobre ellos un balde de agua fría en este tema ya que Francis Drake había logrado también tener contacto con los mismos patagones. El cual dejo en claro que Magallanes no engaño por completo al dirigirse a ellos como gigantes ya que estos poseían en general una diferencia en grandeza, fuerza corporal y estatura, al igual que fealdad en sus tonos de voces pero no al punto de ser considerados monstruos y gigantes.

A los estudiosos de la época, esto los dejo con una herida abierta y eso era entendible; William C. Sturtevant declaro en su ensayo “Patagonian Giants and Baroness Hyde de Neuville´s Iroquois Drawing, que los Tehuelches no eran más que un pueblo con gente particularmente escultural.

Pese a que en los viajes siguientes de Magallanes, se encargó de que midieran a los patagones, indicando que algunos median hasta 3 metros de altura pero mucho piensa que el rango real serán como 1,82 metros. A medida que informes científicos fueron haciendo su aparición estas historias fueron perdiendo su popularidad y como indicó Sturtevant muchas mediciones del siglo XIX eran aún muy elevadas.

Si se realiza una referencia de la medida de estos hombres desde el más bajo y se realiza una comparación con la medición actual de los varones; se puede considerar a los tehuelches como la población más alta que ha conocido el mundo; pero cuál era la razón de que existiera tal diferencia de tamaño entre europeos y aquellos nativos ubicados en el “fin del mundo”

El planeta y todos los seres vivos que el habitan presentan la tendencia a crecer más en clima más fríos y a crecer menos en climas cálidos, esto es conocido como la regla de Bergamann, la cual indica que con un gran cuerpo se pierde menos calor y por ende se adaptaran mejor a temperaturas bajo cero; por esto se plantea la teoría que gracias a la evolución de los seres vivo el entorno ejerce presión en los seres humanos por ello se puede explicar cómo los nativos de la Patagonia glaciar eran enormes en comparación a sus homólogos europeos.

Aun con esto se tienen muchas dudas al respecto de ese tema ya que en América se ha hablado mucho sobre la existencia de gigantes a pesar de no poseer evidencia concreta de han encontrado varios indicios de ello, un ejemplo de ellos y que aún no se explican los científicos es como el Smithsonian tenga en su poder 17 esqueletos de más de dos metros de alturas que se encontraron en antiguos montículos funerarios en América del Norte; dejándonos con más duda al respecto de la existencia o no de gigantes.

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.