Frases que “NO DEBES DECIR” si estás “BUSCANDO EMPLEO”: ¡NO LAS DIGAS MÁS!

Encontrar un empleo que llene nuestras expectativas puede ser una tarea titánica, sobre todo cuando los nervios nos ganan y terminamos diciendo frases que no se deben decir en una entrevista de trabajo. Hay muchos errores que se deben evitar en una entrevista de trabajo, pero siempre seremos juzgados más por lo que decimos que por lo que hacemos.

Los entrevistadores analizan nuestra postura y seguridad desde el inicio al final, y entre las cosas a evitar en una entrevista de trabajo está el hablar sin pensar. Aunque podemos englobarlo en todo lo que decimos, hay frases puntuales que deberíamos evitar. Veamos entonces cuales son las cosas que no debes hacer o decir en una entrevista de trabajo, si buscas quedarte con el puesto.

¿Cuáles son las frases que no se deben decir en una entrevista de trabajo?

Cuando nos postulamos para un empleo y nos llaman a una entrevista, debemos considerar que el entrevistador hará todo tipo de preguntas que lo ayuden a conocernos más allá de lo que dice nuestro curriculum: habilidades, defectos, ambiciones, etc.

El fin de esto es decidir si debemos ser escogidos o descartados para el puesto, por lo que también debemos considerar que hay ciertas cosas a evitar en una entrevista de trabajo. Para lograr ganarse la confianza del entrevistador y superar cualquier prueba psicológica que este nos coloque, es importante que estemos preparados al 100%, y que recordemos que nadie nos conoce mejor que nosotros mismos.

Ahora bien, existen varias frases que no se deben decir en una entrevista de trabajo, ya que harán que el entrevistador nos descarte con sutileza, pero sin contemplaciones. Entre las que debemos evitar a toda costa, están las siguientes:

  • “Este puesto me impulsará al trabajo de mis sueños”: No debemos mencionar bajo ningún concepto que el empleo para el que nos postulamos, solo nos servirá para cubrir nuestras necesidades puntuales. Básicamente, estamos admitiendo que este empleo no es importante para nosotros y que solo lo usaremos para impulsarnos.
  • “No busco escalar profesionalmente en este puesto”: Nuevamente admitimos que este trabajo no es de nuestro completo interés, y que no estamos interesados en formar equipos, convertirnos en lideres o lograr un ascenso. Es fundamental que el entrevistador vea nuestro compromiso desde el inicio, sin insinuar en que cambiaremos de puesto en un futuro.
  • “Escoger esta carrera fue decisión de mis padres”: Aunque este sea el caso y queramos ser sinceros, lo cierto es que esto nos hará ver como muy poco profesionales. Por si fuera poco, también le indicará al entrevistador que somos personas sin voluntad, determinación y vocación; es decir, seremos descartados rápidamente.
  • “Busco un horario ajustado”: Todos coincidimos en que el tiempo libre y de descanso son importantes, pero entre las cosas que no debes hacer o decir en una entrevista de trabajo, está destaca bastante. Al decir esto, el entrevistador entenderá que no estamos preparados para el estrés y las jornadas largas, aunque sucedan en pocas ocasiones.
  • “Mi anterior jefe/equipo de trabajo y yo no congeniamos”: Existen circunstancias que no se pueden evitar en las relaciones laborales, pero este tipo de comentarios son irrelevantes para el nuevo empleo. Además, nos harán ver como una persona que divulga lo que sucede en el interior de las oficinas, y es algo que ningún empleador quiere.
  • “Quiero el puesto por el salario que ofrecen”: Esta frase le indica al entrevistador dos cosas; la primera, es que no nos interesa en lo absoluto el empleo, más que por las ganancias monetarias. Y la segunda, es que haremos cualquier cosa por dinero, incluso trabajar horas extras. Ninguna de estas dos cosas nos favorecen del todo.
  • “Manejo inglés, pero prefiero continuar en español”: Uno de los errores que se deben evitar en una entrevista de trabajo y que tiende mucho a ocurrir, son los relacionados al manejo de los idiomas. Si en nuestro curriculum hemos colocado que manejamos inglés, pero en realidad no tenemos la experiencia, entonces estará en juego nuestra credibilidad y confianza.

Nuestra recomendación ante una entrevista de trabajo, sea para el puesto de nuestros sueños o para un empleo ocasional, es que siempre seamos honestos, pero de una forma moderada. Antes de responder a una pregunta, es fundamental que la meditemos unos segundos, así evitaremos responder lo primero que se nos venga a la mente y lograremos superar esas pruebas psicológicas comunes.