HISTORIAS DE MOTELES: ¿Qué es lo más RARO o GRACIOSO de éstas experiencias?

Dentro de los tabúes de la sexualidad, las experiencias en el motel son las más condenadas por la sociedad y están envueltas en un sinfín de mitos sin sentido. No obstante, las chicas que se han atrevido a visitar estos lugares tienen diversas historias graciosas de moteles que compartir, en especial las que han practicado sexo casual o conyugal en repetidas ocasiones. ¡Veamos más sobre éstas historias!

Experiencias en el motel: Historias graciosas que han sucedido en el lugar

¿Qué es lo más raro o gracioso que les ha pasado en un motel? La lista puede ser larga: Desde que el auto no encendiera al salir hasta encontrarse con una persona inesperada. En resumen, son muchas las historias graciosas de moteles que podemos encontrar, así que veamos solo algunas de las más interesantes.

Aun en la actualidad existen muchos tabúes de la sexualidad que hacen referencia directa a los moteles. Por ejemplo, muchos dicen que es algo prohibido, otros que es algo para personas “sucias”, e incluso dicen que “no son cosas de Dios”. Sin embargo, estos lugares existen solo para disfrutar del sexo casual o conyugal sin tantos problemas; es simplemente ir al grano y ya.

Además, existen moteles temáticos y muy divertidos, que ayudan a la pareja a salir de la rutina y darse una buena escapada, sin preocuparse por si se volverán a ver en el caso de las relaciones casuales.

La primera historia que mencionaremos le sucedió a una pareja que descompuso la tina de hidromasaje, cuando intentaron encender el mecanismo sin que la misma se estuviera llenando de agua. El resultado fue un motor quemado y mucha vergüenza de por medio con el personal del motel.

La segunda historia le sucedió a una chica que, en medio de la calentura, dejó el auto encendido y con las llaves adentro. Cuando terminó la faena, la batería del auto estaba descargada y le tocó llamar a un familiar para que la ayudara, contándole sobre el sitio donde se encontraba.

La tercera de las experiencias en el motel le sucedió a otra chica que, al acceder a la zona de las habitaciones con su pareja, se encontró de frente con su padre y la actual novia de éste.

Y la última historia le ha sucedido a muchas chicas que, al despertar después del encuentro sexual, se hallan solas en la habitación y han tenido que llamar a una amiga para que las auxilie.

Así como éstas historias graciosas de moteles son reales, existen otras que no han sido muy placenteras y que han terminado en desastre; y son las relacionadas a los tabúes de la sexualidad, donde uno de los dos termina arrepintiéndose y pierden el tiempo y el dinero en el momento. Y ustedes, ¿han tenido experiencias graciosas practicando sexo casual o conyugal en un motel? ¡Cuentennos!

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.