Investigadores logran TELETRANSPORTAR DATOS más rápido que la VELOCIDAD DE LA LUZ

Un equipo de investigadores ha demostrado que los procesadores cuánticos serán capaces de administrar datos más rápido que la velocidad de la luz y teletransportar información a distancia sin conexión directa. ¿Será este el futuro online cuántico del que tanto hablan? ¡Descúbranlo aquí!

¿Cómo se ha podido transportar información a distancia sin conexión directa?

La hazaña fue registrada y lograda por un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft, en Países Bajos, liderados por el físico Ronald Hanson y en compañía de la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada; usando mensajes escritos en diamantes, han desarrollado un sistema de red que no requiere de una conexión directa. El estudio fue publicado recientemente en la revista Nature.

Con esto, queda demostrado que la física cuántica no solo puede usarse para procesar información más rápido que la velocidad de la luz y arreglar errores de cálculo comunes de los ordenadores convencionales; también puede usarse para crear redes sin conexiones limitadas.

Ahora bien, para realizar el transporte de información los investigadores necesitaron de 3 cosas: el proceso de entrelazamiento que permitiera un enlace entre el emisor y el receptor, un método infalible que ayude a trabajar a los procesadores cuánticos y una memoria cuántica temporal que almacene los estados de los qubits.

Este proceso de teletransportación de qubits ya había sido probado con anterioridad, a través de dos nodos que fueron llamados Alice y Bob; por lo que los investigadores intentaron probar con un tercer nodo, al cual llamaron Charlie, y usando a Bob como intermediario.

Conociendo estos datos, hablemos entonces del protocolo para teletransportar información a distancia sin conexión directa, ideado por los investigadores y que consta de 3 pasos:

Primer paso: Preparar el teletransportador.

Lo primero era crear un estado de entrelazamiento entre Alice y Charlie, de manera que se puedan comunicar. Sin embargo, la conexión entre ambos no es directa, por lo que se utiliza a Bob para conectarse a ambos.

Dicho esto, Alice y Bob se entrelazan y Bob utiliza su memoria para almacenar el estado de Alice; posteriormente, se repite el proceso, pero esta vez con Charlie. Una vez terminado el entrelazamiento, Bob conecta cuánticamente a Alice con Charlie y se mantienen los 3 nodos en espera.

Segundo paso: Crear el mensaje.

Para escribir el mensaje o, mejor dicho, incrustarlo en el diamante, es necesario ubicar una impureza del mismo que se comporta como los qubits. Una vez incrustado el mensaje, este se transporta al núcleo del diamante y se almacena, algo que se comprobó al grabar diferentes mensajes.

Se ha demostrado que la superficie del diamante es capaz de controlar los procesadores cuánticos.

Tercer paso: Transmisión del mensaje.

Como Charlie y Alice poseen una mitad del estado entrelazado que los une (la otra mitad de cada uno la posee Bob), lo primero que se debe hacer es permitir que Charlie realice una medición del mensaje. Al finalizar la medición, el mensaje desaparece del lado de Charlie y aparece cifrado en el lado de Alice, recibiendo también las claves para descifrarlo.

Una vez descifrado el mensaje, Alice obtiene los datos transportados sin ningún tipo de pérdida de información o error de cálculo. De esta manera, se obtiene un pequeño vistazo de lo que podría ser el futuro online cuántico.

¿El experimento con procesadores cuánticos acaba aquí?

No. El equipo liderado por Hanson se ha planteado ahora un nuevo reto: invertir los procesos de los pasos 1 y 2; es decir, primero crear el mensaje y luego realizar el entrelazamiento, pero haciendo que el mensaje se almacene en el nodo emisor a la vez que se almacena el entrelazamiento con los demás nodos. En este sentido, es posible que exista alguna falla al almacenar uno de los dos.

No obstante, si este nuevo reto es conquistado, podría significar otro avance hacia el futuro online cuántico, demostrando que se puede enviar información sin una conexión directa, más rápido que la velocidad de la luz y creando el entrelazamiento de los nodos al mismo tiempo.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.