La bóveda del fin del mundo se sigue abasteciendo de provisiones

Cuando escuchamos nombrar la bóveda del fin del mundo rápidamente imaginamos el mundo se nos esta acabando, pero si nos detenemos un segundo a pensar y analizamos tal nombre, llegamos a la conclusión que la función principal es, dar vida luego de la vida, es decir; si posees una planta la cual te da excelentes frutos y deseas expandirla en otras siembras y tomas la sana decisión de obsequiar dichas semillas para que otros las planten y cumplan con todos los procesos de crecimiento para que posteriormente disfruten de sus frutos. A su vez guardaste con recelo una semilla la cual sustituirá la planta madre cuando cesen sus días de producción, pues algo así es la función de dicha bóveda.

En esta bóveda de semillas del fin del mundo, almacenadas de forma climatizada, se encuentran millones de semillas perteneciendo a ser las reservas más grandes del mundo, preparados para cual evento desbastador que pueda sufrir la Tierra. Claro está, los especialistas en el tema, dan poca información. Existen muchos rumores de los propósitos principales de este almacenamiento, no están claras las ideas externas. En cuanto a los que trabajan en dicha bóveda saben el futuro de cada semilla que está en ese aposento.

El lugar perfecto para la mejor funcionabilidad de esta bóveda fue el ártico, espacio el cual el hielo es el principal invitado, siendo este la perfecta temperatura para la preservación de todas las semillas que allí reposan. Además de esto, se mantiene la bóveda de semillas del fin del mundo oculta en el ártico. Para este entonces, las semillas se encuentran climatizadas, pues de esa forma se conservan óptimas. Recientemente, se han almacenado más de 50.000 nuevas semillas aportando de esa forma más existencias de las mismas en el recinto.

¿Cuáles serán los beneficios que aportarían en un futuro devastador estas semillas resguardadas en la bóveda del fin del mundo?

Algunos la califican como el “arca de Noé” de los alimentos o de las semillas de la vida, las cuales transformaran al mundo en caso de presentarse alguna falla o evento lamentable, pues de esa manera alimentar a los pueblos. La bóveda del fin del mundo no es más que el deposito de semillas mas grande que posee el mundo las cuales serán capaces de fructificar un planeta, país, población entre otras. La idea principal de sus creadores fue, no permitir que su país sufra decadencias alimentarias posteriores a ellos en el mundo, sin dejar a un lado la idea de llevarlas a nuevos planetas aptos para la vida humana.

Debido a los cambios climáticos, las siembras y cultivos, vienen sufriendo distintos tipos de riesgos y cambios negativos, tanto para la población que los trabaja como para la población de consumidores. Muchos están desapareciendo, mientras otros deben ser monitoreados más que en épocas pasadas, tratados con más químicos para que el fruto se desarrolle a un tamaño favorable tanto para el agricultor como el consumidor. Todo esto se debe a los desfavorables cambios que el clima genera y la destrucción de la capa de ozono que según los expertos han reflejado cierta información de su regeneración, teoría que está por aprobarse.

Sería muy positivo para el mundo, la creación de otros espacios reservativos como la bóveda del fin del mundo, construir una en cada país, de esa manera todos aportamos algo positivo para la restructuración del planeta tierra, el cual debemos amar sin límites ni medidas ya que en el habitamos y mientras la ciencia diga lo contrario pues tenemos hasta ahora el único planeta capaz de soportarnos y obsequiarnos sin mezquindad sus espacios. Hemos sido azotados por distintos fenómenos naturales, enfermedades, pandemias y aán así la Tierra está dispuesta para nosotros. Aportemos siempre positivismo y no destrucción; ama lo que tienes, ama tu planeta, mi planeta, nuestro planeta...

El deposito mas grande en el mundo, la bóveda de semillas del fin del mundo oculta en el ártico

Cuando hablamos de semillas en depósitos aptos para su conservación, es porque tenemos el propósito digno de realizar un cambio activo a lo que nos rodea, aportando otra perspectiva de vida más sustentable y de fácil manejo. Las distintas semillas que reposan en la bóveda del fin del mundo las podemos clasificar como básicas y sencillas pero si lo vemos por el lado económico, pues son altamente factibles. Podemos nombrar, semillas de arroz, trigo, frijoles, calabazas, manzanos, maíz, entre otras plantas que nos aportan nutrientes aptos para el consumo humano.

El príncipe de Gales, llama a concienciar el cuidado de nuestro planeta y de lo que actualmente poseemos, constantemente motiva a los trabajadores de los cultivos para que no desmayen y activen la protección del eco sistema. Este gran personaje, apoya la protección y creación de distintas bóvedas del fin del mundo en cada país, pues de esa forma se aseguran más semillas para futuras vidas. Todos los países que guardan semillas en este depósito mundial, mantienen su propiedad sobre la semilla y pueden solicitar su utilidad cuando sufran algún evento sobrenatural en su país.

Noruega ha financiado la mano trabajadora de aislamiento de las semillas en la bóveda del fin del mundo, alejadas de los distintos cambios climáticos. Las pandemias que actualmente azotan nuestro planeta, tiene en alarma a los científicos, no obstante trabajan arduamente buscando la cura de forma inmediata para que este evento no perturbe aún más al mundo. Con aptitud positiva y aportando a su vez cambios radicales en nuestro planeta, todas esas semillas que hoy están en resguardo, son la salvación inminente de la Tierra, dándonos así, una segunda oportunidad de vida.

Dianorah Chacin

Soy Dianorah, mujer soñadora y Redactora de Contenidos Freelancer. Amplio conocimiento en el mundo de la psicología y motivación personal para la superación de adversidades de la vida cotidiana.