5 EJERCICIOS Para Desarrollar la INTELIGENCIA EMOCIONAL En nuestra cotidianidad

Para comprender lo que nos hace ser nosotros mismos es indispensable que estudiemos un poco sobre cómo desarrollar la inteligencia emocional y todo lo que ésta conlleva. En la actualidad, se piensa que la naturaleza de la inteligencia emocional define todo aquello que hallamos en nuestro subconsciente, por lo que se cree que es la responsable de lo que nos motiva e influye.

Entre las características de la inteligencia emocional en la vida están relacionados los sentimientos y las emociones, por lo que es importante que busquemos entenderla y desarrollarla de forma individual y efectiva, con el objetivo de socializar y adaptarse correctamente. Si quieren aprender sobre cómo se aplica la inteligencia emocional en la vida cotidiana, ¡entonces continúen leyendo este articulo!

¿Cuál es la naturaleza de la inteligencia emocional y en qué consiste?

Psicológicamente hablando, todo aquello que nos hace ser hábiles y diestros en ciertas actividades y situaciones no solo está relacionado con nuestras capacidades racionales; es decir, con nuestro hemisferio cerebral izquierdo. Estos aspectos están íntimamente relacionados también con nuestro hemisferio cerebral derecho; sí, con el lado de las emociones y la creatividad. Por ello, saber cómo desarrollar la inteligencia emocional es un tema que debemos profundizar.

Existen teorías que explican que las emociones y los sentimientos son parte fundamental de nuestra cotidianidad, por lo que las características de la inteligencia emocional en la vida son unas de las protagonistas. ¿A qué nos referimos con esto? A que la mayoría de las decisiones que tomamos, están influenciadas por lo que sentimos y no por lo que sería lo más lógico.

Además de esto, es importante resaltar que la inteligencia clásica no siempre se relaciona con la emocional; en pocas palabras, no todas las personas desarrollan ambas inteligencias a la vez, por lo que son más maduros emocionalmente que intelectualmente, o viceversa. Por ello, es indispensable desarrollar habilidades emocionales y lógicas, trabajando en crear cierto balance entre ambas a medida que se va madurando.

Afortunadamente, existen múltiples ejercicios para desarrollar la inteligencia emocional que podemos aplicar, y que nos ayudarán a conocernos mucho mejor. No obstante, antes de hablar de estos ejercicios, es indispensable que profundicemos más en la inteligencia emocional y sus características; veamos sus principales:

  • Conocimiento en las emociones propias: Debemos aprender a reconocer nuestras emociones y sentimientos y como éstas nos influyen, tanto positiva como negativamente. En esto también podemos agregar cómo el estado de ánimo afecta a nuestro comportamiento y en qué sentido somos más débiles. Esto nos ayuda a tomar decisiones racionales, evaluando la situación previamente.
  • Control emocional o autorregulación: Una vez que conocemos y entendemos nuestras propias emociones, podemos controlarlas de una forma más eficiente, evitando que sean éstas las que nos controlen. A través de la autorregulación podemos conocer la dinámica emocional, y cuáles sentimientos son pasajeros o perpetuos, así como la mejor forma de actuar cuando se producen.
  • Enfoque emocional y automotivación: El objetivo de la inteligencia emocional es que enfoquemos las emociones hacia soluciones u objetivos, y no en los problemas y obstáculos. Además, también es importante que tengamos la capacidad de ser proactivos y que no dejemos de tomar la iniciativa siempre que podamos.
  • Empatía en las emociones ajenas: El conocernos a nosotros mismos y nuestras reacciones nos ayudará a reconocer y respetar las emociones de otros, entendiendo que no todos actuamos de la misma forma. Asimismo, también nos lleva a entender que no todas las emociones se expresan de forma lingüística, también pueden ser mostradas a través del lenguaje corporal, y esto podremos detectarlo.
  • Relaciones y habilidades sociales: Lo anteriormente mencionado se correlaciona con nuestras habilidades sociales y la capacidad de obtener buenas relaciones con otros, incluyendo la comunicación, la simpatía y el compañerismo. De esta manera, no solo aprendemos a entender como nos hacen sentir los demás, también entendemos como los hacemos sentir con nuestra presencia.

Una vez que entendemos estas características y cómo se aplica la inteligencia emocional en la vida cotidiana, es mucho más sencillo que encontremos el éxito en todo aquello que nos propongamos; ya sea en un sentido profesional, familiar o social.

Ejercicios para desarrollar la inteligencia emocional y aplicarla en la vida

Saber cómo desarrollar la inteligencia emocional es algo que podemos aprender de forma sencilla a través de varios ejercicios interesantes y prometedores. El truco en estos ejercicios es tener en mente las características que mencionamos anteriormente, y que son fundamentales para entender la naturaleza de la inteligencia emocional. Conozcamos más sobre estos ejercicios:

  1. Aplica la autoconciencia: Se trata simplemente de vernos de forma objetiva, analizando nuestras debilidades y fortalezas sin juzgarnos. Si es necesario, podemos llevar un diario emocional donde registremos qué emociones sentimos y cómo las gestionamos.
  2. Impúlsate a ti mismo: Es importante que nos creemos nuestras propias metas y seamos implacables al momento de lograrlas; sin embargo, también debemos ser realistas y respetuosos con nosotros mismos. La idea es generar confianza en nosotros mismos, no frustraciones e inseguridades.
  3. Conviértete en alguien empático: Al conocer nuestras emociones y las de otros, evitaremos los prejuicios y las malas reacciones. En este sentido, debemos aprender a escucharnos y a escuchar a quienes nos rodean, de modo que obtengamos otra perspectiva de las cosas.
  4. Desarrolla las habilidades sociales: Relacionarse con personas de todo tipo de personalidades nos ayuda a detectar cosas en nosotros mismos para mejorarlas, como también nos permite practicar las reacciones y formas de comunicarnos que tenemos.
  5. Aprende sobre autocontrol: Nuestro comportamiento y forma de actuar depende solo de nosotros mismos, por lo que es vital que aprendamos a gestionar nuestras emociones de una forma efectiva. Lo ideal es enfocar la energía emocional y expresarla de la forma más asertiva.

Estos ejercicios se relacionan a las características de la inteligencia emocional en la vida, y nos ayudan a enfocarnos en cosas que podemos mejorar de nosotros mismos, a medir nuestro desarrollo emocional, a aprender sobre esta inteligencia, a manejar mejor las situaciones estresantes, a eliminar creencias erróneas, a explorar nuestro temperamento y a entender cómo se aplica la inteligencia emocional en la vida cotidiana.

Aplicando estos ejercicios para desarrollar la inteligencia emocional y analizando los resultados de éstos, lograremos ver un cambio positivo en nuestra vida, así como ganaremos autoconfianza y seguridad en nosotros mismos. ¿Qué esperas? ¡Comienza hoy mismo!

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.