La negatividad de las personas, ¿influyen en nuestras emociones?

Los seres humanos dependiendo de las circunstancias que acontezcan en sus vidas, sus emociones pueden verse afectada considerablemente. Las emociones más fuertes y dañinas que sentimos los seres humanos son las negativas, pero estas emociones realmente son capaces de influir en otras personas; prepárense porque aclararemos esto y mucho más.

Es difícil de pensar como los estados de ánimos y actitudes, positivas o negativas de un individuo, pueden llegar a ser tan contagiosos cuando la exposición dura mucho tiempo, esto es culpa de la neurona espejo que poseemos, ella está encargada de la empatía, es por la que somos capaces de ponernos en el lugar de las personas en algunas circunstancias; esta capacidad es positiva aunque tiene sus aspectos negativos y uno de ellos es que somos propensos a fácilmente contagiarnos de emociones negativas.

Estudios científicos revelan que la negatividad es más contagiosa que una gripe

Por mucho que seamos renuentes a admitirlo, las opiniones de otras personas pueden afectar considerablemente nuestro comportamiento, sobre todo si dichas opiniones son negativas. Los psicólogos de la Universidad de Indiana descubrieron que las opiniones negativas ocasionan un impacto más fuerte que los pensamientos positivos.

Los psicólogos realizaron un experimento para poder obtener estos resultado; en el cual un grupo de personas con opiniones tanto positivas y como negativas acerca de un producto, expresaron sus criterios, lo que produjo que quienes opinaban positivamente del producto cambiaran su opinión a una negativa; como fue el caso de las personas con opiniones negativas al interactuar con otras opiniones iguales se volvían aún más negativos.

Estos resultados les dieron un claro mensaje a los psicólogos, la negatividad produce más negatividad y no solo con relación a opiniones acerca de un producto, pueden abarcar cualquier ámbito de nuestras vidas, puede ser el caso de una depresión con uno de los cónyuges, lo que normalmente lleva a la depresión del otro.

Otro experimento realizado por psicólogos de la Universidad de Harvard, donde analizaron los vínculos entre estados emocionales y los patrones de relaciones, sin tomar en cuenta las emociones espontaneas o compartidas que experimenta una persona al vivir situaciones similares o iguales con otras y centrándose solo, ante el impacto que hacen los estados afectivos de personas cercanas.

Los psicólogos lograron descubrir que como ocurre comúnmente con los virus existe un patrón de contagio con las emociones siendo mayores los focos de contagio de tristeza que de felicidad; determinando que por cada amigo feliz nuestra posibilidad de ser felices aumenta en un 11% mientras que un solo amigo triste duplica la probabilidad de ser infelices. Logrando concluir que las emociones negativas son como la gripe y al rodearnos de personas con gripe seremos más propensos a contagiarnos.

Medidas para romper el ciclo de contagio de la negatividad

La negatividad al igual que cualquier enfermedad es importante saber cómo podemos defendernos de ella para evitar ser contagiados. Por lo que expondremos cuatro (04) medidas que nos ayudaran a combatir las emociones negativas de las personas que nos rodean y así poder romper con el ciclo de contagio.

  1. Alejarse de la fuente de negatividad: esta medida es más fácil si la fuente de negatividad es en el trabajo o con una amistad pero cuando la fuente es de un miembro de nuestra familia o nuestra pareja es un poco más complejo porque no podremos alejarnos por completo de ellos, en esos casos es recomendable hacer descansos felices, donde te centraras en ti y en hacer lo que te hace feliz; también podemos rodearnos de personas positivas para hacernos sentir bien.
  2. Ser portador de luz (positivismo): este tipo de emociones pueden ser revertidas, por ello debemos cambiar nuestra actitud y emociones sonriendo más, siendo más positivo y felices aunque tu entorno este deprimido o frustrado para romper poder romper el ciclo de negatividad.
  3. Dales a conocer a las personas que te están contagiando: para poder llevar a cabo esta medida debemos ser cuidadosos, al momento de expresarle a las personas o grupos que nos están haciendo sentir mal, tristes o enojados; porque al darles a conocer que están actuando mal puede ser una fuente de motivación para cambiar su actitud o puede ocurrir el efecto contrario volverlos más negativos porque se sienten culpables; así que debemos saber expresar nuestros sentimientos.
  4. Cuida de ti: las emociones negativas igual que una gripe se aprovechan de nuestros momentos de debilidad ya que estamos más vulnerables a sus efectos; por eso debes cuidar de ti, descansa, aliméntate correctamente, ejercítate, sal a tomar el sol, todo esto estimulara la liberación de más endorfinas que son las elevadoras naturales de los estados de ánimos en nuestro cuerpo.

Por mucho que queramos no podemos controlar lo que otras personas sienten o como reaccionaran ante ciertas circunstancias, solo somos capaces de controlar como responderemos a las emociones de los demás; pese a que en ocasiones nuestras emociones se encuentran predispuestas a un comportamiento según lo que sentimos por esa persona en particular, si nos volvemos consientes de esto podemos entrenar nuestras emociones para eliminar el negativismo y los miedos que nos invaden al interactuar con personas negativas.

Saca tu mejor versión, rodéate de personas positivas

Queramos o no los estados de ánimos de las personas cercanas a nosotros generan un fuerte impacto en nosotros bien sea en nuestras emociones o en nuestras actitudes por lo que debemos ser muy selectivos de que personas están en nuestro círculo de amistades ya que de ello dependerá mucho que versión sacan de nosotros si la peor o la mejor de ellas.

Una exposición prolongada a estados de ánimos como el mal humor, la tristeza, la desesperación y la negatividad con el tiempo nos pasaran la factura; son enfermedades contagiosas que si no nos cuidamos adecuadamente nos destruirán y arrojaran a un agujero sin salida; por ello debemos acercarnos más a personas que irradien luz y más aún ser nosotros mismos portadores de esa luz para animar a otros.

En esta vida se deben aprender a reconocer las cosas buenas de las malas para poder actuar y contrarrestar el efecto de las malas energías y centrarnos plenamente en lo positivo; a pesar que las emociones positivas son menos contagiosas que las negativas pero ese lado será el mejor regalo que le podremos dar alguien y a nosotros mismos. En el mundo siempre existirá la luz y la oscuridad para que exista un equilibrio pero dependerá de cada uno de nosotros cual lado nos conviene más así que, ¿Qué escoges?

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.