¡La Tierra es nuestra jaula y formamos parte de un zoo galáctico!

Todos alguna vez en nuestras vidas nos hemos preguntado que a pesar de ser solo un diminuto punto en medio de un gigantesco universo realmente estamos solos. Existe la posibilidad de que en algún rincón del universo haya vida. A pesar de muchas investigaciones y hallazgos, estamos casi seguros que la respuesta es afirmativa y existen en algún lugar seres similares a nosotros, pero si ya nosotros nos hemos percatado de que ellos existen aunque se escondan de nosotros, ¿Por qué? aún se esconden y no han intentado comunicarse con nosotros.

Esto es un gran misterio, que si se analiza bien llega a encerrar una cuestión existencial; existen muchas posibles razones por la que ellos no se han acercado a nosotros podría ser por miedo, quizás simplemente les resultamos demasiado aburridos o si se han intentado comunicar y no los hemos escuchado. Todas esas interrogantes fueron discutidas por un grupo de especialistas (astrofísicos, biólogos, sociólogos, psicólogos e historiadores) que se reunieron recientemente en el Museo de la Ciencia y la Industria en París, Francia.

El grupo de especialista forma parte de una organización conocida como Mensajes a Extraterrestres Inteligentes (METI), la cual se encarga de enviar señales interestelares con la esperanza de recibir, algún día, una respuesta. La misión primordial de esta organización es conocer por qué nuestros posibles vecinos intergalácticos nos han ignorado.

Por muy contradictorio que parezca si existe vida en otros planetas como hasta ahora no hemos logrado comunicarnos. Los investigadores llaman a esta contradicción "el gran silencio" o conocida también como la "Paradoja de Fermi", ya que un físico italiano llamado Enrico Fermi fue quien planteó la pregunta en 1950.

La Paradoja de Fermi, hipótesis acerca del zoo galáctico

Las hipótesis planteadas acerca del zoo galáctico están basadas en la existencia de civilizaciones que aun sabiendo de nuestra existencia, se ocultan de forma intencionada de nosotros para evitar influir en nuestro comportamiento o desarrollo; en nuestro caso el hecho de que los extraterrestres hayan dejado equipos de vigilancia o sistemas automatizados en la Tierra, así que o no somos muy interesantes o no hemos alcanzado un nivel de progreso bastante elevado para que entren en contacto con nosotros.

De igual forma que un cuidador en un zoológico se encarga de vigilar a los animales, y con razonamiento un día una cebra intentara comunicarse con nosotros por medio de números primos usando solo su pesuña, muy posiblemente nuestra relación con ella cambiaría y nos encontraríamos obligados a responder.

Según planteamientos de Douglas Vakoch presidente del METI, se puede hacer lo mismo con los extraterrestres y transmitirles señales de radio de gran potencia y ricas en información a las estrellas intencionalmente y hacer como la cebra. De forma tal que la Tierra es nuestra jaula o espacio, desde el cual somos totalmente ajenos a la vigilancia de los extraterrestres.

El director a cargo de la investigación en el Instituto Nacional de Investigación Agronómica francés, Jean-Pierre Rospars, comenta acerca de una “cuarentena galáctica”, impuesta a nuestra sociedad debido que al ser los extraterrestres “culturalmente alborotadores” para nosotros. Un Astrónomo muy importante y fuera de lo convencional de nombre Alexander Panov, compartió recientemente que nuestro mundo es una especia de reserva y basados en esta hipótesis, nos encontraríamos en cuarentena por una raza alienígena superior.

Alexander Panov es uno de los astrónomos más importantes de Rusia, además de ser el jefe del centro científico y cultural SETI. Las declaraciones que realizo sobre este tema las realizo al medio de comunicación conocido como RIA NOVOSTI; con el fin de compartir con el mundo una visión alternativa de nuestra existencia en el planeta.

A pesar del punto de vista planteado por el astrónomo Panov, aún no se explican los miles de avistamientos OVNI e inclusive de entidades extrañas, solo nos proporciona una forma de ver porque no han entrado en contacto oficialmente con nosotros hasta ahora. Con esto Panov no oculta su creencia sobre la existencia de alienígenas ya que piensa que estos muy posiblemente visitaron la Tierra hace miles de años.

Se sugirió también que otras civilizaciones con inteligencia avanzada mantendrían a la Tierra y los seres que viven allí en una especie de reserva; por lo que el astrónomo cree que la reserva apuntaría a existencia de una zona de silencio de radio a nuestro alrededor para que nadie pueda llegar a interferí en nuestro desarrollo; aun así se piensa que esto no sería limitante para poder buscar señales de otras civilizaciones. Panov plantea que nuestro actual enfoque sobre la investigación de inteligencia alienígena es muy limitado.

Actualmente Panov se encuentra trabajando en varios proyectos, como son el Observatorio Espacial Spektr-M de Rusia que se estima será lanzado para el año 2030 y así poder ver mega estructuras artificiales como esferas de Dyson y señales láser más de cerca, en vez de solo flashes rápidos de radios (FRB).

Otra forma de poder determinar si alienígenas han visitado en algún momento la Tierra es por medio de la arqueoastronomía; la cual incluye el uso de evidencia arqueológica de civilizaciones alienígenas que probablemente poblaron este planeta hace miles de años. Sin convertirse en amarillista el astrónomo atrae a todos los investigadores inteligentes y así poder ayudar en la búsqueda de los misterios aun ocultos del universo.

Con la ayuda de todos estos especialistas esperemos pronto poder ir conociendo mas de los misterios que nos rodean y podamos conocer si realmente estamos siendo observados por nuestro vecinos intergalácticos como si formáramos parte de un gran zoológico galáctico. ¿Esto realmente es posible?

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.