Los misteriosos relatos de los Cherokee y la gente de las estrellas

En muchas tradiciones alrededor del mundo se hablan sobre increíbles historias de máquinas imposibles, misteriosas luces voladoras y hasta de desconcertantes seres que provienen de los cielos. Las culturas de varios países, como es el caso de las nativas de América, cuentan con la riqueza de estas grandes historias, aunque son muy poco conocidas.

Las misteriosas historias de la población Cherokee, son relatos que son vulnerables a una interpretación actualmente, ya que sus relatos narran vividos encuentros con seres desconocidos muchos siglos atrás; los encuentros han quedado plasmados en los corazones de los Cherokee, mediante sus tradiciones deseos de conservar las raíces de su cultura, relatando sus historias de generación en generación.

Las leyendas de los Cherokee

Un grupo de antropólogos que mayoritariamente convivieron durante el siglo XIX con este grupo étnico, redactando cada una de sus historias, leyendas, mitos y lugares sagrados, los cuales guardaba una enorme importancia para los pobladores nativos del Sudeste de los Estados Unidos. Resulta ser que la población de los Cherokee logro despertar un gran interés por parte de ciertas entidades ya que son varias las historias que cuentan de extraños seres en intrigantes situaciones.

Uno de los relatos titulado “como son las estrellas” que fue publicado para el año 1888 ante la sociedad occidental, en tiempos donde aún el hombre se la pasaba soñando con tener la facultad de poder volar. El relato nos cuenta como en una oportunidad un grupo de cazadores que pernotaba en las montañas, quedaron sorprendidos al observar dos luces “como dos grandes estrellas” que se desplazaban a gran velocidad dibujando las siluetas de las colinas.

El grupo quedo sorprendido por aquel evento y los observaron detenidamente hasta que las luces se perdieron detrás de las colinas, hasta la siguiente noche cuando volvieron aparecer en aquellas colinas nuevamente. Los cazadores no lograban comprender que eran aquellas extrañas luces, así que para saciar su curiosidad, decidieron adentrarse en el área en la que habían visto las luces.

La mañana siguiente el grupo se dispuso camino en búsqueda de las traviesas luces que aparecían en la noche; luego de buscar por largo tiempo, dieron con unas pequeñas criaturas con el cuerpo redondo cubiertas de pelo y finas plumas resplandecientes que lanzaban chispas y dentro de estas se divisaban unas pequeñas cabezas; este logro fue un gran orgullo para los cazadores por lo que decidieron llevar a las criaturas a su campamento para poder mostrar su descubrimiento al resto.

Al caer la noche observaron como aquellas pequeñas criaturas brillaban con gran fulgor mientras que en el día solo eran pequeños seres de pelajes grisáceos que al soplar el viento se llevaba con él, pequeñas chispas que arrancaban de la crin de las extrañas criaturas; la pequeñas criaturas permanecieron en calma durante su estadía pero la séptima noche estallaron en llamas “como bolas de fuego” y levantando vuelo velozmente se perdieron de vista convirtiéndose pequeños y distantes puntos en el cielo.

Esto llevo a la conclusión de que aquellas misteriosas criaturas no eran otra cosa si no estrellas; muchas otras leyendas Cherokee se habla de “la gente pequeña”; los cuales vivían en las cavernas de las montañas y convivían con ellos, enseñándoles valores a la humanidad.

Los extraños seres poseían un lenguaje propio que los ayudaba a comunicarse entre sí, pero contaban con la capacidad de poder comprender y hablar la lengua de las personas con las que se encontraban; frecuentemente eran agradables y disfrutaban de la música, pero era algo traviesos y podían llegar a ser malignos ya que en ocasiones llegaron a secuestrar niños.

Otras de las leyendas se narra la historia de un pequeño niño que no quería crecer, no tenía ningún interés en pensar que haría al volverse un adulto, solo quería jugar y disfrutar ser niño; pero un día su padre le dijo que ya era momento de que aprendiera a ser un hombre y a partir del siguiente día aprendería lecciones con su tío.

Esto desoló al chico por lo fue a la orilla del rió a llorar, en aquel sitio se encontró con las pequeña criaturas que le propusieron volverse uno de ellos y no tendría por qué crecer, su creador lo transformaría y a través de una visión le informara a sus padres que estaba bien; después de pensarlo durante varios días el pequeño finalmente acepto la propuesta y se marchó con las criaturas.

Algunas relatos cuentan sobre objetos voladores que fueron vistos por la tribu en ocasiones, y lo describen como un “gigante volador con una cabeza resplandeciente como el sol” que voló por aquella área y permaneció un tiempo estático en el aire como si se encontrara vigilando; descendió a la tierra para luego volver alzar vuelo perdiéndose en el horizonte. Cuando se acercaron a donde se encontraba el gigante metálico, los nativos pudieron ver que toda la hierba se había quemado.

Este como muchos otros relatos de los Cherokee presenta hechos con una gran singularidad que podemos interpretar con una manifestación del fenómeno OVNI; aunque para muchos puede ser descabellado pensar que siglos atrás esta sociedad pudo relacionarse con esas extrañas criaturas; encuentros recientes de este tipo de fenómeno han presentado quemaduras en los lugares que se dice han aterrizado, iguales a los descritos en los relatos.

Gran cantidad de relatos alrededor del mundo que hablan sobre la gente pequeña, presentando cada una de ellas grandes similitudes, variando según el lugar el nombre que adoptan ya sea elfos, hadas, duendes o gnomos. Pero quizás correspondan a lo que muchos testigos del fenómeno OVNI han visto. Será posible que estos pueblos, sin saberlo, hayan tenido encuentros con seres y objetos voladores de este fenómeno ¿Ustedes que creen?

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.