MagNI: ingenieros desarrollan el primer chip magnetoeléctrico con programación y funcionalidad remota

El primer dispositivo de implante neural llamado Magni, fue elaborado por un selecto equipo de ingenieros del Laboratorio de Microsistemas Seguros e Inteligentes de la Universidad de Rice, entre las características del Chip de implante neural Magni destaca que su programación y recarga se puede realizar a través de un campo magnético y a distancia, esto representaría un extraordinario avance tecnológico para el diseño de unidades integrales para la estimulación de la medula espinal a través de un transmisor magnético, suplido por una batería portátil que el individuo puede disimular en un bolsillo o cartera.

¿A qué pacientes va dirigido?

El chip magnetoeléctrico incluye transductores que facilitan al mismo recibir energía a través de un campo magnético alterno y no requiere ser implantado dentro del cuerpo. Magni posee aplicaciones programables de neuronas, las cuales son de extraordinaria utilidad para los pacientes que sufren de enfermedades tales como el Parkinson y sufren de ataques epilépticos. El chip magnetoeléctrico incorpora semiconductores complementarios de óxido de metal muy eficientes, potentes y de bajo costo ideales para la recepción y procesamiento de señales. Magni es el vivo ejemplo que se puede dar utilidad un campo magnético para cargar un implante y también para programarlo, aseguro Kaiyuan Yang.

Ventajas y características del Chip de implante neural Magni

Las ventajas de Magni son evidentes sobre los otros métodos de estimulación que se practican en la actualidad que involucran el ultrasonido, electromagnética, óptica, acoplamiento inductivo o radiación. Yang uno de los líderes del equipo de investigación, refirió que Magni dispone de un efecto magnetoeléctrico más provechoso que los métodos convencionales en la transferencia de energía y datos; los campos magnéticos no son absorbidos por los tejidos como sucede con otros tipos de señales, tampoco elevara su temperatura como lo hace la radiación electromagnética o el acoplamiento inductivo.

En el dispositivo Magni el uso ultrasonido no afecta el sobrecalentamiento, solo que se proyecta en las interfaces de otras partes del cuerpo como por ejemplo músculos y huesos; su descubridor Yang manifestó que el chip magnetoeléctrico no requiera calibración y es muy resistente, no necesita de ningún voltaje interno o referencia de tiempo, todos los elementos que integran el Magni están debidamente protegidos por un sustrato de poliamida flexible que consta de tres componentes: Una fina capa magnetoeléctrica de 2 por 4 milímetros que transforma el campo magnético en un campo eléctrico, un chip magnetoeléctrico y un condensador para guardar energía temporalmente.

Entre las ventajas de magni debemos destacar su extraordinaria confiabilidad en un largo plazo esto se pudo confirmar mediante la realización de un experimento en el cual el chip magnetoeléctrico fue expuesto en una solución de gelatinosa que copia a los tejidos, por otro lado pudieron avalar este tipo de tecnología al aplicarla en un organismo vivo denominado Hydra Vulgaris. Al restringir la hidra con los dispositivos microfluídicos realizados en el laboratorio se observaron señales fluorescentes asociadas con contracciones en las criaturas provocadas por el contacto con Magni, en la actualidad los chip magnetoeléctricos la energía y la información trafica unidireccionalmente y los investigadores trabajan arduamente para transformarla en bidireccional y así poder captar toda la información científica que pueda aportar Magni