Marie Curie y otros científicos que unieron ciencia con amor

Muchos creen que la ciencia y el amor no son términos que puedan relacionarse, pero lo cierto es que, en la historia de la ciencia, existieron varios científicos que no solo sintieron pasión por su ámbito de trabajo, también lo sintieron por otro científico, formando una pareja que hoy es ejemplo para muchos.

Marie Curie no es la única científica que y unió sus intereses científicos y se enamoró a la vez, demostrando que sus estudios y trabajos no eran lo único que motivaba a los científicos. ¿Quieren saber más sobre sus historias y el amor según la ciencia? ¡Continúen leyendo!

Historia de la ciencia: Parejas famosas de científicos unidos por amor

Las historias de estos científicos nos demuestran que los intereses en la ciencia y el amor pueden ser combinados muy bien, y que gracias a estas combinaciones, los aportes que los científicos ofrecieron pudieron cambiar el mundo y la historia de la ciencia de una forma muy positiva. Ahora bien, estas son las parejas de científicos más famosas para la ciencia:

  • Gerty y Carl Cori: Ambos científicos checos que descubrieron el proceso por el cual el cuerpo transforma el glucógeno en energía, y que fueron galardonados con el premio Nobel de Medicina en el año 1947. Dicho proceso fue nombrado como el Ciclo de Cori.
  • Pierre y Marie Curie: Son sin duda la pareja de científicos más famosa por sus estudios y descubrimientos sobre la radiactividad, ganando ambos el premio Nobel de Física en el año 1903. Años después, Marie gana nuevamente un Nobel pero en Química en el año 1911, tras descubrir el Polonio y el Radio.
  • Frédéric Jolioy e Iréne Joliot-Curie: La hija mayor de la pareja anterior y su esposo realizaron nuevos estudios sobre la radiactividad y sus elementos, trabajando en conjunto con Marie y ganando luego su propio Nobel en Química en el año 1935.
  • Gerardo Reichel-Dolmatoff y Alicia Dussan: Científicos colombianos que recorrieron todo el país para realizar estudios en las comunidades indígenas, lo que los llevó a realizar aportes en arqueología, antropología y ciencias sociales. Fueron los fundadores del departamento de Antropología de la Universidad de Los Andes.
  • Roberto Pineda Giraldo y Virginia Gutiérrez: Los estudios de ambos no estuvieron tan relacionados como con las otras parejas, pero realizaron aportes en diversidad de temas, como el crecimiento urbano, la producción de tabaco, los pueblos indígenas y la violencia, así como los estudios de género y de la sociedad, respectivamente.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Quieres CONOCER MÁS Sobre los DATOS CURIOSOS que Rodean al MUNDO? ¡PUES, QUÉDATE CON NOSOTROS!

Con estas parejas, podemos evidenciar los efectos que una buena pareja puede traer para el avance científico; además, también existen explicaciones sobre el amor según la ciencia, que nos hace verlo desde un punto más serio, y no tan idealizado como se piensa normalmente.

La ciencia y el amor, una combinación poderosa

Muchos se preguntan qué sucede en nuestro cuerpo y cerebro cuando nos enamoramos, haciendo alusión a aquello conocido como “mariposas en el estómago”, y si existe el amor a primera vista que algunos aseguran haber experimentado en algún momento de su vida. Pero ¿Qué se sabe sobre la ciencia y el amor?

El amor, según la ciencia, no es más que un proceso que comienza en el cerebro y que involucra hormonas relacionadas al mismo, las cuales afectan tanto a hombres como a mujeres, y están vinculadas a nuestro sistema de recompensas y a la felicidad. Es por eso que muchas personas admiten sentir un amor romántico por objetos que les ofrecen algún tipo de placer, como los guitarristas por su instrumento.

Muchos científicos han llegado a la conclusión, al hablar sobre el enamoramiento, de que en este intervienen la adrenalina, la oxitocina, la vasopresina, la serotonina y la dopamina, y al sentirnos “enamorados”, los niveles de serotonina disminuyen y los de dopamina aumentan, ofreciendo un efecto bastante similar al de una droga, ya que deja a las personas en una especie de éxtasis por la sensación de recompensa.

Jim Pfaus, investigador de la Universidad de Montreal, quien ha investigado sobre el amor y las relaciones sexuales, afirma que el amor se encuentra en el núcleo del cerebro, y que este está formado por el deseo sexual, la atracción y el cariño. Investigadores del centro de Neuroética en la Universidad Oxford, aseguran que, tanto las drogas como el amor, ofrecen una sensación viciosa de bienestar, sometimiento, sed y abstinencia.

Otra de las tantas dudas existentes sobre el amor en la historia de la ciencia, es si es posible la amistad sincera entre hombres y mujeres y, gracias a un estudio realizado en la Universidad de Wisconsin, la respuesta es afirmativa, siempre y cuando ninguno de los dos sienta atracción sexual por el otro.

Ahora podemos ver que, así como Marie Curie y muchos otros científicos hicieron aportes serios al mundo de la ciencia, el amor es un tema que puede ser tomado con seriedad también y que, a pesar de lo que se cree, no reside en el corazón, si no en el cerebro. Es correcta la sensación de “mariposas en el estómago”, pero no es producida por el amor precisamente, sino por la acción de diversas hormonas liberadas en el organismo.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Ingeniero Civil y Redactor Freelancer desde hace más de 2 años. Actualmente, me dedico a abrir mi propia marca de Marketing de Contenido y mi Blog personal, Diannuz Blog.