MASTURBACIÓN MASCULINA: 3 Técnicas para MANTENER LA ERECCIÓN por más tiempo SIN EYACULAR

Muchos hombres sufren de eyaculación precoz sin poder resolverlo antes de su siguiente encuentro sexual, haciendo que sus experiencias no sean tan satisfactorias y plenas como les gustaría. Para esto, existe una serie de técnicas para evitar la eyaculación precoz, sustentadas en la masturbación masculina, que pueden ayudarlos. Sigan leyendo para saber más sobre cómo durar sin acabar rápidamente.

¿Cuáles son las técnicas para evitar la eyaculación precoz?

Se ha creído que la eyaculación precoz es un problema causado por la masturbación masculina; pero lo que no se dice, es que esta práctica es las más importante para el hombre, ya que le ayuda a tener un mejor rendimiento, a conocerse mejor y a compartir información con su pareja. Sin embargo, lo que sí es cierto es que la forma en la que se masturban es la que podría afectar el control eyaculatorio.

¿Por qué? Porque se compromete la forma en la que el cerebro responde a los estímulos; es decir, si desde joven el hombre se ha masturbado y acabado en menos de 30 segundos, su cerebro verá esto como un patrón y lo repetirá al momento de tener sus encuentros sexuales. Además, la eyaculación es igual a un estornudo, cuando se tiene la sensación no hay manera de controlarlo.

Veamos entonces, la mejor forma de desaprender este patrón con las técnicas para evitar la eyaculación precoz:

Primera técnica: Masajes en la zona pélvica.

Lo primero que deben hacer es untar las manos con un lubricante o aceite a base de agua, que sea ideal para la zona de los genitales. Luego, deberá masajear la zona pélvica externa con sus manos rectas, en una posición inclinada y a cada lado del pubis, pasando las manos luego por la zona de la entrepierna o las ingles con leve presión.

También se puede llegar al inicio de las nalgas desde esta zona, haciendo movimientos circulares en la piel. Con estos masajes se promueve la activación de las terminaciones nerviosas, así como se influye en el torrente sanguíneo. Además de esto, ayuda al cerebro a interpretar al estímulo como de “menos a más”. Una vez que termine le masaje, puede proceder a realizarse la masturbación de una forma muy sutil y lenta.

Para ello, necesitará poner una mano en la base del pene, de preferencia ya erecto, y la otra realizará movimientos lentos de arriba hacia abajo, sin llegar a tocar el glande, y con ocasionales giros y presiones. Posteriormente, con el dedo pulgar de la mano que se mueve, hacer movimientos circulares en la parte superior del glande; con esto, identificará el punto de no retorno antes de la eyaculación.

Segunda técnica: Manipulación del punto de no retorno.

En este punto, la eyaculación podría suceder en cualquier momento, sobre todo si el masaje en el glande ha sido placentero y excitante; por lo que es necesario que se detenga, respire profunda y constantemente y apriete los glúteos lo más fuerte que pueda, tratando de elevar la pelvis un poco. Una vez pasado el momento de mayor excitación, se recomienza con la masturbación y se repite la técnica de 3 a 5 veces. Al finalizar las repeticiones, puede eyacular tranquilamente y relajarse.

Tercera técnica: Retorno a estímulos previos.

Al momento de culminar la última repetición y que el hombre eyacule, seguramente perderá la erección, aunque en algunos casos se mantiene. Una vez relajado, se repite la técnica 2 y por último la técnica 1, de manera que el cerebro reaprenda que puede estimularse nuevamente después de acabar. Al llegar a la técnica 1, podrá descansar en total tranquilidad.

Se recomienda repetir estas técnicas 2 o 3 veces por semana, haciendo respiraciones controladas y disfrutando del proceso, hasta que la eyaculación precoz haya sido un tema del pasado. ¿Qué les parecen estas técnicas para aprender sobre cómo durar sin acabar en un encuentro sexual?

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.