PSICOEROTISMO: ¿Conoces la HERRAMIENTA para ACTIVAR el YO ERÓTICO FEMENINO?

Por norma general, la mayoría de las mujeres vive su erotismo derivado de un modelo cultural, que suele depender del sitio en el que viven. Por ello, trabajar el psicoerotismo femenino es la mejor herramienta para activar el yo erótico de las mujeres y liberarse de ese “yugo”.

Para ello, es necesario conocer las características más importantes de la erótica femenina y lo que permiten. Veamos entonces qué es el psicoerotismo, como ayuda a las damas y como se trabaja en ello.

¿Qué es el psicoerotismo y cuáles son sus características principales?

Empecemos por responder el significado de este concepto: Además de ser una herramienta, podría definirse también como un arte que permite mejorar las relaciones sexuales y afectivas, a través del autoconocimiento y el placer propio.

Lamentablemente, esta herramienta para activar el yo erótico es muy poco conocida, ya que la sociedad es la que suele definir que es lo normal, íntimamente hablando, para las chicas: la sumisión y la abstinencia.

Entonces, las características más importantes de la erótica femenina están vinculadas a la liberación sexual, de manera que las mujeres puedan vivir su sexualidad de una forma plena y saludable, sin depender de lo que les dicte su cultura y sociedad.

Dicho esto, trabajar en el psicoerotismo femenino es la forma más idónea de alcanzar el disfrute pleno de las sensaciones que provocan placer, estando o no en pareja. Gracias a ello, las chicas pueden disfrutar de una sexualidad enfocada en sentir todo el placer, y no en solo tener orgasmos.

¿Cuáles son las características más importantes de la erótica femenina?

Según una experta en sexualidad femenina, la sexualidad y la erótica poseen características propias que ayudan enormemente a las mujeres a desarrollar sus relaciones. Veamos cuales son:

  • Sensibilidad corporal: La mujer percibe sensaciones muy satisfactorias al recibir caricias corporales en zonas erógenas del cuerpo, no solo en la zonas sexuales.
  • Conocimiento genital: Jugar, tocar y reconocer sus genitales les permite descubrir las sensaciones positivas y negativas para su cuerpo, en especial los que provocan problemas graves, como el vaginismo.
  • Emocionabilidad: El encuentro sexual se vincula mejor a una emoción, como el amor o la conexión con la pareja, y no tanto a las sensaciones físicas.
  • Percepción sexual: Está relacionado a la percepción del cuerpo entero como un ser erótico y de placer, evitando dejarle todo el trabajo a los genitales.
  • Sentidos desarrollados: Las sensaciones y los sentidos pueden desarrollarse en cualquier faceta de la mujer, incluso las más cotidianas y normales.
  • Fantasías sexuales: Las fantasías se vinculan con lo romántico, sentimental y sexual en el balance correcto.
  • Espacio interior erótico: La interiorización de la sexualidad como algo normal y no algo clandestino, como suele ocurrir en la sociedad, les permite expresarse corporal y psicológicamente.

Dicho todo esto, el psicoerotismo no es más que el sinónimo de la expresión de la vida sexual sin trabas, complejos o limitantes, tanto internos como externos.

¿Cómo trabajar el psicoerotismo femenino?

Ahora bien, las mujeres pueden trabajar en su cuerpo para despertar su yo erótico, de manera que reconozcan las sensaciones, pensamientos, emociones y fantasías que están en su interior. Veamos un ejercicio sencillo para trabajar la psicosexualidad:

  1. Encuentren un lugar íntimo y a la temperatura más agradable, donde puedan estar desnudas y sentirse cómodas.
  2. Concéntrense en su cuerpo y las sensaciones que comenzarán a sentir, sin pensar en nada más que en ese momento íntimo con ustedes mismas.
  3. Recorran su cuerpo completo, desde la cabeza hasta los pies. Esto debe hacerse de forma suave, como si sus dedos fueran una pluma, y con una ligera y delicada presión.
  4. Recorran las partes menos sexuales para reconocer las zonas erógenas y las que no lo son. Es posible que encuentren zonas menos sexuales con una alta carga sexual.
  5. Recorran sus extremidades, desde afuera hacia el centro del cuerpo, para culminar.

Esta herramienta para activar el yo erótico no solo es funcional, también despierta la sensibilidad corporal global, y fomenta el autoconocimiento. Si lo prefieren, también pueden usarla con su pareja, y dejarle a ellos el trabajo de recorrer sus cuerpo. ¿Que les parece? ¿Se atreven a despertar su lado más erótico?

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.