Slow Sex: La mejor forma de disfrutar una relación sexual en pareja

A lo largo del tiempo se han escrito muchas páginas acerca del sexo, en las que se revelan lo que le gusta tanto al hombre como a la mujer en la cama, sin embargo, todo siempre se ha enfocado en el logro del orgasmo. A pesar que muchas personas se han olvidado que el placer no es solo poder llegar al éxtasis supremo, y no se han abierto a probar del sexo sin prisas, el cual una vez lo pruebes no querrás volver a solo sexo de penetración.

Existen muchas formas de poder disfrutar de la sexualidad, que en muchas ocasiones no somos conscientes de que se puede lograr experimentar un placer mucho más intenso del que comúnmente disfrutabas en tus relaciones sexuales. Primordialmente uno de los aspectos más importantes son los juegos sexuales en parejas, en el que se incluye todo tipo de mimo, caricias, tocamientos e inclusive comentarios sexuales, que te harán ver las estrellas sin llevar acabo la penetración o la eyaculación.

El verdadero orgasmo es el que cada uno decide sentir, porque no solo existe una forma de desarrollar tu sexualidad, hay un gran variedad de forma para conseguir esto, bien sea por medio de sexo tántrico, el sexo oral, el sexo escrito, de lo que debemos estar claros es que "las prisas no son buenas"; ya que es muy difícil obtener una gran relajación en los comunes “rapiditos” que la cultura popular no ha intentado clavar en la mente; porque la realidad es que se debe practicar el sexo sin prisas.

A pesar de cada persona mantenga su propia opinión sobre el tema, debemos siempre estar abiertos a la opinión de los demás, porque estas nos pueden revelar verdades o técnicas que hemos estado buscando siempre, por esta razón te daremos a conocer que es el slow sex y por qué no vas a querer dejar de practicar esta técnica, después que la conozcas.

El Slow sex, cambiara tu vida para siempre

Primero que nada, ¿Qué es el Slow sex? El Slow sex, como su nombre lo indica se trata de tener sexo y a si mismo ser consciente de que el tiempo siempre va a correr a tu favor, además, en esta técnica el clímax no es el punto álgido de una relación sexual habitual. Por lo que una vez te dé por practicar el sexo sin prisas, probablemente no querrás probar otro tipo de fuente de placer.

El sexo sin prisas, es principalmente, dedicarle tiempo que sea necesario, a lo que muchos conocen como preliminares o juegos sexuales en pareja, es decir, mimos, caricias, mordiscos, felación, cunnilingus, annailingus, resumiendo deleitarse de toda la parte blanda del cuerpo de tu pareja, en vez de solo dedicarle tu atención a la penetración o al orgasmo, y aunque esto suene algo que quisieran más las mujeres que los hombre, ambos lograran obtener un placer sumamente intenso.

Pero como todo n es perfecto, el slow sex presenta algunos inconvenientes pero uno de los grandes "inconvenientes" de la técnica es que ambos tendrán que controlar sus impulsos sexuales, sobre todo en los hombre ya que precisamente busca retrasar la eyaculación masculina lo máximo posible.

En este tipo de relaciones sexuales el contacto con tu pareja tiene un enorme valor, y ese contacto va desde el visual hasta el íntimo, por eso debe otorgarle la importante necesaria a la respiración y a la entrega a la otra persona, ya que de esta manera, el compartir el placer te dé más y más ganas de seguir haciéndolo.

¿Por qué el “Slow sex” es mejor que el sexo de penetración?

Hace muchos años se llegó hablar de sexo lento o sexo sin prisas, pero no fue hasta el año 2011, que la autora del libro Slow sex nach Diana Richardson, le dio nombre y apellido a esta técnica, colocando una serie de parámetros para poder determinar qué era exactamente el "slow sex". La autora en su publicación destaca una serie de parámetros que permiten determinar si realmente lo que está ocurriendo entre tu pareja y tú es "slow sex".

En las páginas de su libro el Slow sex es definido como un acto sexual derivado de una decisión consciente y no de un encuentro accidental. La lentitud en el acto incrementa la sensibilidad y despierta el mecanismo propio del cuerpo para buscar el placer motivándose por el roce y el contacto humano, comenta la autora.

Un paso fundamental en el proceso es conocer bien, el cuerpo de tu pareja; saber cómo le gusta que le toquen, dónde le encanta que le muerdan o en qué parte de su cuerpo le gustaría que le dieras un lametón. De esto consiste en disfrutar, da a conocer que lo te guste y eso te llevara a ver las estrellas mientras disfrutan de unos besos muy placenteros.

Se pueden realizar juegos sexuales para practicar con tu pareja que les gusten a ustedes, se puede aplicar gel para realizar la exploración en las zonas erógenas y de mayor sensibilidad. Para lograr contener las ganas de eyacular, pueden dedicar un tiempo a una conversación previa o en pleno acto sexual. Esto les permitirá estar excitados durante más tiempo.

En todo caso, compartir una mirada intensa o palabras subidas de tono llegan a ser mejores que otros preliminares más específicos, por lo que se puede utilizar el sexo tántrico, siendo una forma de irse calentando para el slow sex e incrementar así la tensión entre ustedes. Otra opción es buscar ideas de juegos sexuales con tu pareja.

Recomendaciones para practicar slow sex

La regla principal en esta práctica es no correr, tomarse el tiempo y adquirir conciencia del ritual que ese está practicando. Esta técnica no es exclusiva para parejas sino que se debe incluirse a la hora del sexo solo, por lo que se recomienda dedicarle entre 15 y 30 minutos, al menos una vez por semana. Por esto te ofrecemos algunas recomendaciones para innovar y realizar juegos sexuales al estilo de la técnica del slow sex

  • Definir un tiempo: se recomienda que como mínimo una hora al mes.
  • Inicien con una ducha de purificación: báñense el uno al otro, pueden utilizar exfoliantes o aceites; séquense y vístanse con un pareo o con algo cómodo y fácil de retirar.
  • Siéntense frente a frente. Mírense y respiren profundamente: coloquen las manos en el pecho de su pareja para que perciban la respiración en su abdomen; si colocan música, que esta sea más baja que el sonido de la respiración.
  • Acaríciense: que uno de los dos de acueste desnudo mientras que el otro recorrerá el cuerpo de este con los dedos, la palma de la mano o con alguna textura.
  • Huélanse mutuamente: esto es un gran detonador de energía erótica.
  • Bésense y lámanse todo el cuerpo: es su decisión si incluyen o no los genitales, debe existir una clara comunicación para dar y recibir de forma acertada.
  • Respiren por la boca: acerquen sus labios y cuando uno inhala, el otro exhala, y viceversa, creando un círculo de energía.
  • Realicen sonidos durante la exhalación: esto facilitara la percepción de la respiración. Esto es un reto ya que, la mayoría de las personas están siempre haciendo algo durante el sexo y tienen solo la expectativa del orgasmo, sin embargo, no es la meta.
  • Permitan que sus cuerpos se muevan libremente: dejen que la respiración los guíe y lleguen tan lejos como ustedes quieran. Cuando lo decidan, tomen una posición cómoda para los dos, abrazados, percíbanse, sonrían y agradezcan.

Así que si aún no lo has practicado, pruébalo, ya que de seguro no te arrepentirás; y desde ese momento no querrás tomar el sexo con tanta prisa y disfrutarlo como es debido. Para aumentar tu seguridad también puedes buscar slow sex online. En este instante, la decisión es tuya, intentarías probar sin prisas y sin pausas, ¿Qué opinas?

Nathaly Rodríguez

Ingeniero Geólogo y Redactora de Contenidos Freelancer. Me apasiona la escritura y lectura de historias fantástica fuera de esta realidad en donde dejo volar mi imaginación. Me dedico actualmente a creación de mi propio blogs dedicado a la escritura, conjuntamente redacto mis propias novelas de aventuras y romances para darlas a conocer al mundo.