Un PROYECTO sobre BIOLUMINISCENCIA para iluminar PLAZAS Y HOGARES está en puerta 2022

Aunque suena un poco poético, la bioluminiscencia posee aplicaciones que pueden ayudar a iluminar zonas amplias como calles, plazas y hogares, gracias a la reacción bioquímica que se manifiesta en forma de luz. Para ello, es necesario cultivar la bacteria marina, encontrada en diferentes especies acuáticas. ¿Quieres saber más al respecto? ¡Sigue leyendo!

Bioluminiscencia: ¿Cultivar la bacteria marina puede ayudarnos?

Una de las soluciones actuales planteadas para la iluminación de los espacios públicos y privados de las ciudades es la reacción bioquímica que se manifiesta en forma de luz, y que poseen de forma natural algunos animales y plantas que habitan el lecho marino. Se trata de un proceso químico y científico, conocido como iluminación biológica, donde la enzima luciferasa, el ATP, el oxígeno y la proteína luciferina actúan para iluminar la piel o corteza de las especies.

Ahora bien, el proyecto trata de aprovechar la característica principal de los microorganismos bioluminiscentes, creando diferentes soluciones de iluminación. Por ejemplo, la StartUp Glowee ya trabaja en convertir estos microorganismos en focos para linternas; mientras que los científicos de la Universidad de Columbia y la Universidad de Sevilla buscan llevarlo a la iluminación ambiental de calles, plazas y hogares.

Esto será posible al cultivar la bacteria marina presente en varias especies, como los calamares, peces abisales, algas y krill; aunque también podría extraerse de especies terrestres, como la liebre saltadora o las luciérnagas. Sin embargo, las especies marinas poseen una población mucho mayor, por lo que no se afectaría la misma al extraer la bacteria.

Se planea utilizar la bacteria vibrio fischeri o pyrocytus. Para aprovechar estas bacterias como focos de luz, tan solo es necesario cortar el suministro de oxígeno a su alrededor, llevándolas a un estado anaeróbico, que permitirá apagar su luz. De hecho, en Francia ya se están comenzando a sustituir algunos focos de luz con las linternas de Glowee en espacios cerrados, y planean llevarlos a sitios abiertos para determinar su potencial.

El proyecto de bioluminiscencia ha sido pensado para que las ciudades respeten más al medioambiente, haciendo un uso controlado de la electricidad mientras conocen de cerca los procesos naturales de algunas especies marinas. En la actualidad, la iluminación de calles, plazas y hogares posee un consumo muy alto, por lo que se busca una forma sostenible y más natural.

¿Y qué mejor forma que la reacción bioquímica que se manifiesta en forma de luz? Que aparte de ser natural, genera un porcentaje muy bajo de CO2 en su cultivo y utiliza menos energía eléctrica que cualquier iluminación actual.

No obstante, es importante destacar que la bioluminiscencia posee una potencia menor en comparación con las farolas convencionales, además de que el crecimiento de las bacterias depende mucho de la temperatura a su alrededor. Por el momento, las linternas de Glowee no han alcanzado el mínimo de lúmenes necesario para iluminar espacios públicos, por lo que siguen trabajando en este inconveniente.

Asimismo, cultivar la bacteria marina requiere de mucho esfuerzo, ya que se deben mantener las bacterias vivas durante todo el proceso de iluminación. Para ello, la empresa trabaja en una solución que pueda permitir la iluminación con bacterias muertas.

A pesar de estos importantes retos, aprovechar la reacción bioquímica que se manifiesta en forma de luz es uno de los proyectos de iluminación sostenible con mayor repercusión de los últimos años. Esperemos que las soluciones sean encontradas pronto.

Diana Núñez

¡Hola! Mi nombre es Diana, soy Redactor Freelancer desde hace más de 3 años. Me especializo en varios temas, aunque mis preferencias se basan en temas de actualidad. Próximamente estaré en mi propia marca. Conoce más de mi trabajo en mi Portafolio.